sábado , noviembre 17 2018
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / LETRAS DESNUDAS

LETRAS DESNUDAS

11 julio 2018

MARIO CABALLERO

UNA HISTORIA DE TERROR

El 14 de agosto de 2013, una persona recibió una llamada telefónica en la que le avisaban del asesinato de su primo hermano. Dejó las cosas que estaba haciendo e inmediatamente se trasladó al lugar de los hechos. Los testigos le informaron que los responsables del homicidio eran miembros de la policía comunitaria de Olinalá. Esa noticia que por sí misma era una dura prueba para la familia, apenas era el inicio de un largo calvario.

Olinalá es un pueblo indígena enclavado en La Montaña de Guerrero. Es reconocido por la belleza de sus artesanías y paisajes. Lamentablemente durante muchos años sus habitantes habían sufrido el acoso y violencia del crimen organizado, para lo cual idearon la formación de una policía comunitaria que devolviera la seguridad y combatiera las organizaciones delincuenciales. Pero como dice el dicho, salió más caro el remedio que la enfermedad.

Horas después del homicidio, esa misma persona fue a recoger una camioneta y una vaca que habían pertenecido a su primo. Estando en el sitio se le apareció Nestora Salgado con un grupo de comunitarios y lo acusó de querer robárselos. Le quitaron ambas pertenencias, lo esposaron y lo trasladaron al municipio de Atlixto, donde permaneció incomunicado, sin alimentos y sin dejarlo ir al baño.

Tiempo después la víctima dio parte a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y al ser recibida su queja le asignaron la clave PSPR10. Esas iniciales significan Persona Sujeta a Proceso de Reeducación, y la reeducación consistía en encierros, maltratos, trabajos forzados, golpes y amenazas. Lo grave del asunto es que él tan sólo fue un caso entre muchos que fueron mártires de la comandante Nestora.

EL INFIERNO

Nestora Salgado es la sexta de siete hijos de una familia de Olinalá. A los once años de edad perdió a su madre, se casó a los 16, tuvo tres hijas y emigró a Estados Unidos dejando a sus pequeñas al cuidado de los suyos. En Washington trabajó siete años como recamarera y trabajadora doméstica. Después de algún tiempo se separó de su marido y arregló su situación migratoria. Hoy tiene la nacionalidad estadunidense y una nueva pareja sentimental, quien vive en el país vecino.

En 2002 regresó a su tierra natal, y durante su estancia sufrió un accidente automovilístico a raíz del cual se lesionó la columna y quedó sin caminar alrededor de dos meses. Eso la obligó a regresar a Estados Unidos para recibir atención médica. A partir de entonces no se sabe a qué se dedicó tras su recuperación pero mandaba recursos para apoyar a su comunidad, según porque le dolía la situación de miseria de La Montaña guerrerense. De esa manera se fue ganando un lugar de liderazgo entre los pobladores de Olinalá.

En octubre de 2012, los pobladores decidieron formar la policía comunitaria y nombraron a Nestora Salgado García como su comandante, según porque ella era la única que había tenido el valor de denunciar la connivencia de las autoridades locales con el narcotráfico y porque habló de las amenazas que los socios de esos políticos corruptos hacían a los empresarios del pueblo para que retiraran la venta de materiales y mercancías, con el objetivo de que ellos acapararan el mercado.

El desempeño de dicha policía quedó regulada por la Ley 701 de Reconocimiento, Derechos y Cultura de los Pueblos y Comunidades indígenas del estado de Guerrero, que establece que tiene facultades para detener a presuntos criminales cuando haya denuncias, así como someterlos a un juicio ante la Asamblea de la Comunidad, la cual también fija una sanción, generalmente basada en trabajo comunitario.

Pero como suele suceder con los usos y costumbres de los pueblos indígenas, Nestora Salgado abusó de la autoridad que le confería dicha ley para delinquir con total impunidad.

Después de saberse lo ocurrido con PSPR10; otro denunciante, PSPR3 (Eugenio Sánchez González), fue acusado por Nestora de robo de ganado, el 18 de junio de 2013. Y según consta en la Recomendación 9/2016 de la CNDH, PSPR3 negó los hechos y sin ninguna prueba del presunto delito fue detenido y le pidieron dinero para dejarlo ir. Como no lo dio, lo llevaron a la Casa de Justicia El Paraíso, un nombre bastante singular para un lugar utilizado para la tortura.

Horas más tarde, Nestora se puso en contacto con los familiares de Eugenio y les pidió 20 mil pesos para su liberación.

El 26 de mayo de 2013, Nestora y un grupo de comunitarios arrestaron a PSPR7 y lo llevaron a El Paraíso. La madre de éste dijo que la comandante le pidió ganado para para liberarlo. Ella se negó. Ante lo cual su hijo pasó tres meses en la Casa de Justicia, donde no le proporcionaron alimentos, ni agua y realizaba trabajos todo el día.

Cabe aclarar que PSPR7 fue detenido durante una riña. Y Nestora se lo llevó para reeducarlo. Lo metió en un cuarto en el que había por lo menos 40 personas que orinaban en botellas de plástico. Lo obligaron a realizar labores de limpieza y de campo, y varias veces lo “rentaron” a otras personas para que les hiciera trabajos de albañilería. Otro de los motivos de su encierro fue que estaba en desacuerdo con la existencia de la policía comunitaria.

El 9 de junio de 2013, Nestora y 20 de sus elementos detuvieron a dos menores de edad, PSPR1 Y PSPR2, según porque se dedicaban a la venta de drogas y prostitución. A pesar de que las adolescentes lo negaron, fueron despojadas de sus pertenencias y las llevaron al domicilio de Salgado.

Atadas de manos, les preguntaron a quién le compraban las drogas y a quién se las vendían. Al día siguiente, atadas de pies y manos, fueron trasladadas a la Casa de Justicia Espino Blanco, donde permanecieron al lado de once hombres. Una semana después las llevaron a El Paraíso, lugar en el que estaban retenidas cerca de 80 personas.

Durante los meses que estuvieron privadas de su libertad trabajaban levantando piedras y frijol, cortando el pasto y barriendo los patios. PSPR2 fue abusada sexualmente por uno de los comandantes, y cuando lo denunció los demás policías comunitarios se rieron.

Las dos menores fueron testigos de las golpizas que les daban a los otros detenidos, ya sea con las armas que portaban los policías, con palos o con puños y patadas.

Así siguieron un montón de arrestos injustificados, como el de PSPR25 que fue detenido porque era brujo, PSPR3 por haber comprado un toro a un hombre que le entregó un papel que no avalaba la compra del animal. Los familiares de PSPR12, PSPR13 y PSPR14, tuvieron que pagar 20 mil pesos para que Nestora los liberara.

La gota que derramó el vaso fue la captura del síndico de Olinalá, Armando Patrón Jiménez, que declaró a los visitadores de la CNDH que el 16 de agosto de 2013, Nestora y 40 policías comunitarios lo detuvieron a él y a su chofer sin saber por qué.

Lo mantuvieron en El Paraíso por más de una semana, y a lo largo de esos días fue blanco de amenazas y no le dieron de comer. El síndico dijo que le pidieron 500 mil pesos a su familia para su libertad, y que pedían 300 mil pesos más para liberar al chofer.

Autoridades de la CNDH asentaron que a partir de esos hechos las víctimas de Nestora Salgado son señaladas como delincuentes en Olinalá. Varias de ellas, según se lee en la Recomendación emitida en febrero de 2016: “no han podido conseguir trabajo, fueron difamados, tiene miedo a que se vuelvan a repetir los hechos, piensan que sufrirán represalias por denunciar, tienen problemas para conciliar el sueño, sueñan que son secuestrados, sienten miedo y desconfianza de los policías comunitarios, experimentan deseos de venganza y piensan que su vida está en peligro constante”.

AY MORENA, MORENITA MÍA…

Nestora Salgado fue detenida el 21 de agosto de 2013 por elementos del Ejército Nacional, Marina y Policía Federal en el municipio de Ayutla, por los delitos de secuestro y delincuencia organizada. Dos días después fue enviada a una prisión de alta seguridad en Nayarit, donde estuvo 21 meses y luego fue trasladada al Centro de Readaptación Femenil de Tepepan, en la Ciudad de México.

Sin embargo, desde su detención, el proceso de la comandante Nestora estuvo plagado de irregularidades, es decir, fue una víctima más de nuestro sistema de justicia. Aunque las investigaciones de la CNDH demuestran que también fue victimaria.

Salió libre el 18 de marzo de 2016. Y gracias a Morena y Andrés Manuel López Obrador, Salgado García será senadora plurinominal. Esta es una historia de terror que todavía no termina. ¡Chao!

@_MarioCaballero

 

Chécalo

CHISMORREO POLÍTICO

14 noviembre 2018 Armando Chacón ramirezcorzo@hotmail.com Alta participación en Foros de Consulta Comenzamos….Miles de ciudadanos, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *