miércoles , junio 26 2019
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / Artículo Único

Artículo Único

25 junio 2019

Angel Mario Ksheratto

¡Reprobados!

Se presenta, el presidente López, como un gran lector de la Biblia (que no erudito, ni practicante ni devoto, conste) lo que nos da la oportunidad para asumir que habrá leído aquella recomendación de Jesús en la que instó a no remendar con tela nueva, un vestido viejo… O a no poner vino nuevo en odres viejos, lo que viene siendo lo mismo a no construir una casa nueva sobre los cimientos de un edificio viejo.

Viene esto a colación porque la primera gran expectativa de los mexicanos, es el real y definitivo fin de la corrupción, esperanza colectiva que a seis meses de su administración, se ha desmoronado casi por completo. La razón: tratar de erradicar el mal con los mismos personajes que en el pasado mediato e inmediato, saquearon impunemente al país.

La quimera de reconstruir al México impoluto mediante una transformación profunda, contrasta dramáticamente con la realidad y más, con las pocas acciones para dar por terminado el periodo de los excesos sin castigo y los abusos tolerados —incluso promovidos por el Estado mismo—, que alimentaron el hartazgo que favoreció a Andrés Manuel López Obrador para alcanzar la presidencia.

Y la expectativa, lejos de consolidarse, va hacia atrás. La organización empresarial Américas Society/Council of the Américas (AS/COA) y la firma consultora Control Risks (CR), dieron a conocer un estudio pormenorizado sobre el combate a la corrupción en ocho de los países más importantes de América Latina, resultando México en el sexto lugar, muy por debajo de Chile, Brasil, Colombia, Argentina y Perú y solo arriba de Guatemala y Venezuela.

El análisis de AS/COA/CR, es certero y se basa en consultas directas a organismos internacionales como Proyecto de Integridad Electoral, Casa de la Libertad, Asociación Internacional de Presupuesto, IDEA, Pew Global Center, Reporteros sin Fronteras, Banco Mundial, Foro Económico Mundial, Proyecto de Justicia Mundial, periodistas, analistas políticos, consultoras y otras entidades de prestigio en América Latina.

La investigación abarca tres ejes principales: Capacidad jurídica, Democracia e instituciones políticas, y Sociedad Civil, medios de comunicación y sector privado.

En el primer eje, los investigadores centran su preocupación en la poca eficiencia y la dependencia del ente procurador de justicia y el sistema judicial en general, todavía sometidos a la intromisión política. Casos como el de Elba Esther Gordillo Morales, Napoleón Gómez Urrutia, los exgobernadores Duarte Ochoa de Veracruz y Duarte Jáquez, de Chihuahua, Manuel Velasco, de Chiapas, Manuel Bartlett, director de la CFE; el caso Odebrecht, Emilio Lozoya, los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la tragedia de la guardería ABC, la matanza de periodistas y activistas sociales —entre cientos y cientos de casos irresueltos—, siguen en arbitraria impunidad, precisamente porque desde el Ejecutivo —por influencias de secretarios de estado, gobernadores, legisladores o amigos del presidente, o él mismo— se han paralizado los procesos judiciales, o se han dictado sentencias favorables a los acusados.

En ese rubro México solo obtiene el 4.28 de aprobación, en comparación con Brasil, que recibe una calificación del 6.53 y Chile 6.07; de hecho está bajo Guatemala que saca el 4.88 y solo encima de Venezuela que tiene el 1.21.

En “Democracia e instituciones políticas”, México también sale desaprobado con solo el 4.52, por debajo de cinco países y arriba de Guatemala y Venezuela. Aquí hay que agregar que el sistema político y el sistema de elecciones, ha sido rebasado por las famosas “consultas” a mano alzada que a la larga, no representan ni una milésima de millonésima (o al revés) del pueblo mexicano. Que 300 gentes —invariablemente acarreadas y beneficiadas con una torta— “voten” a nombre de 126 millones de ciudadanos, es una burla que nos obliga a pensar que la simulación de los gobiernos neoliberales, solo se mudó a un gobierno neopopulista.

A esto hay que agregar que hay una total ausencia de políticas institucionales adecuadas para frenar la corrupción; cierto es que se han tomado algunas medidas voluntariosas que rayan en el autoritarismo (como enviar memorándums ridículos para frenar la corrupción), en lugar de crear nuevas leyes y fortalecer a las ya existentes.

El marco jurídico para combatir la corrupción, sigue siendo inconsistente y por lo mismo, insuficiente e ineficaz. Y si nos adelantamos, podríamos hablar de inexistencia absoluta, lo cual es sumamente grave para una administración que prometió el fin de la corrupción y la sigue amamantando.

Llama la atención que en la única área en la que México está adelantado, es en la de “Sociedad Civil, medios de comunicación y sector privado”; ahí México se coloca sobre Guatemala, Colombia, Venezuela y Perú. Abajo, por supuesto, de Brasil, Argentina y Chile. Los mexicanos han sido muy activos en las redes sociales. Los medios de comunicación, como dicen los expertos de AS/COA/CR, han incluso, mejorado en investigación y denuncias, mientras que el sector privado, ha sido más contestatario y concomitante con otros sectores sociales. Pero topan con pared.

Se estrellan frente a un presidente que una y otra vez ha reclamado su derecho de réplica; lo ha hecho con epítetos, irresponsabilidades y sobrada negligencia. Ha sido además, irrespetuoso y cuando no, ofensivo en sus respuestas.

A los medios que le critican, acusa de “conservadores” y “corruptos”; igual calificativos ofrece a empresarios e industriales que no aprueban sus ideas.

La persecución contra activistas sociales, defensores de los derechos humanos y periodistas, es similar a las de Nicaragua y Venezuela.

En el total del resultado de la investigación de AS/COA/CR (publicado este lunes 24 de junio en “Americas Quarterly” y replicado por varios medios de comunicación de Estados Unidos y Latinoamérica), México aparece en el sexto lugar con el 4.65 de aprobación; arriba están Chile con 6.66, Brasil 6.14, Colombia 5.36, Argentina 5.33, Perú 5.17 y abajo, Guatemala 4.55 y Venezuela con 1.71.

Triste realidad; vergonzante retroceso en la lucha contra la corrupción. Incontestable por parte del gobierno.

Transitorio

Reprobables los actos de intimidatorios y de persecución contra Diego Cadenas, defensor de los Derechos Humanos, miembro del colectivo “Ku’untik”. Que no se repitan las prácticas de opresión contra indígenas, campesinos, estudiantes, líderes sociales, opositores y críticos como ocurrió durante la dictadura de Pablo Abner Salazar. Quien quiera que esté tras los cobardes atentados a los derechos de los indígenas, no le hace ningún favor al discurso (porque en la práctica es palabra inútil) presidencial, ni al gobernador Rutilio Escandón. Llamamos al diálogo y a la solución civilizada y respetuosa de los conflictos. Solidario con Cadenas.

http://ksheratto.blogspot.com

 

Chécalo

Palabras JJustas

Lulú Ovilla 24 de junio de 2019. Peco de ingenuo el Dr. José Narro. MORENA …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *