jueves , abril 18 2024

PALESTRA

06 Noviembre 2013

Rodrigo Ramón Aquino

EVALUACIÓN CON CONSECUENCIAS

Los maestros se resisten a la evaluación propuesta en la Reforma Educativa por considerar que pondrá en riesgo su plaza laboral. Una evaluación diagnóstica para mejorar las deficiencias, proponen.

Pero acaso no están disponibles, desde hace un tiempo, pruebas internacionales, mediciones independientes y evaluaciones del propio sector educativo que muestran una y otra vez qué está mal de la educación en México. Hasta el propio documental oficialista de Carlos Loret de Mola dio pistas sobre su deficiencia. ¿Qué, desde entonces, se ha corregido?

El magisterio permanece inmóvil si no hay consecuencias. Un ejemplo: La Ley General de Educación de 1993 mandató a la autoridad escolar: “hacer lo conducente para que en cada escuela opere un consejo de participación social integrado con padres de familia y representantes de sus asociaciones, maestros y representantes de su organización sindical, directivos de escuela, ex alumnos, así como con los demás miembros de la comunidad interesados en el desarrollo de la propia”. 17 años después, junio de 2010, la SEP dio a conocer que sólo 88 mil de las 196 mil escuelas del país habían logrado integrar los consejos, y que la mayoría no tenía ninguna función.

Los directores de las 108 mil escuelas que no integraron los consejos, a pesar de faltar a la ley, no se hicieron acreedores a ninguna sanción, a ninguna. Lo más grave del asunto es que pareciera que la escuela pública en México no muestra el más mínimo interés de que padres de familia y otros actores sociales participen en su control y desempeño.

Otra realidad: los maestros no están formados para hacer frente a los nuevos retos globales. Sus métodos de enseñanza, sus costumbres y su misión siguen respondiendo al esquema educativo de los años 60 y 70 cuando la prioridad en el país era alfabetizar a una disparada población infantil. Esta raigambre formativa es la que rechaza nuevos métodos de enseñanza, por ser considerados “ocurrencias” de cada gobierno. Hacen lo que saben y se niegan a ser evaluados por lo que no saben.

Ejemplo de lo anterior: En 2009 se dieron a conocer los resultados del primer Examen Nacional de Habilidades Docentes para ocupar plazas vacantes: de los 71 mil maestros evaluados, sólo el 32 por ciento aprobó, el resto se dijo, con todas sus letras: reprobó. Para 2010 aumentó el número de postulantes, esta vez fueron 40 mil los incorporados (sólo una cuarta parte de los interesados), pero ahora no hubo reprobados, sólo maestros que requerían “nivelación”.  El eufemismo no resolvió el problema.

No obstante, para transformar la educación del país no basta una reforma educativa, el gobierno no puede solo ni podrá solo, se requiere de los maestros, pero los maestros no se transformarán así mismos si no se abren a una evaluación con consecuencias, la que mide, premia, corrige, y, en última instancia, castiga.

Los docentes, lo creemos en serio, tienen mucho más que decir sobre educación que sobre sindicalismo, pero la batalla contra las autoridades apenas deja escuchar su voz.

Ágora

No era, ya es: en medio de tomas magisteriales y presuntos desalojos de oficinistas por falta de pago, la secretaria de Hacienda, Juana María de Coss León, afirmó que el Gobierno de Chiapas es el legítimo dueño y propietario del predio, edificio Torre Chiapas, anexos y sus contenidos, así como del 100 por ciento de las acciones de la empresa de participación social denominada Sociedad Operadora Torre Chiapas S. A. de C. V., misma que se encuentra en proceso de extinción.

Detalló que mediante el Decreto No. 260, de fecha 17 de septiembre de 2013, se inició el proceso de disolución, liquidación y extinción de la empresa que se convertirá en un área administrativa de la Secretaría de Hacienda, con lo que se realiza una reestructuración total de la administración, operatividad y funcionalidad de la Torre Chiapas, que ya ha sido incorporada en su conjunto al Registro del Patrimonio Estatal.

Corrillo

Ya ve que no me había equivocado cuando señalé que de la moneda conmemorativa por el 150 Aniversario del Natalicio y el 100 Aniversario Luctuoso de Belisario Domínguez Palencia no se sabía nada de nada y que el año estaba concluyendo, pues bien, apenitas, este martes el Banco de México (Banxico) puso en circulación la nueva moneda de 20 pesos.

Contacto:

roraquiar@hotmail.com

Twitter: @roraquiar

PIN: 29D4E55C

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 5 =