jueves , febrero 15 2024

Necesario y viable el marco regulatorio para escoltas: AMESP

+ Hasta hoy, 600 escoltas de un universo de 3 mil, están registrados para su reordenamiento

MEXICO, D.F., 19 de Septiembre de 2013.- Con el objetivo de darle certeza al sector y reordenar la prestación del servicio de escoltas, la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP), de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), impulsa el Programa de Identificación y Regulación de Escoltas que incluye el registro de cuando menos 3 mil elementos a nivel nacional, quienes entre otros rubros, deberán portar un holograma en el vehículo utilizado y los documentos que acrediten que están capacitados y su permiso de portación de armas de fuego. A esta iniciativa, afiliados a la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), ya se unieron.

Teniendo como marco el marco del primer taller para periodistas “Detrás del escolta: Mitos y realidades”, Mario Espinosa Boulogne, presidente de la AMESP, afirmó que la organización ya envío al registro a varias decenas de escoltas, pues lo que se busca además de la profesionalización del sector, es la constante capacitación y la legalidad de su personal, por ello es necesario y viable contar con un marco regulatorio para los elementos de la protección ejecutiva.

Mencionó que el rubro de los escoltas en México es duramente criticado y soslayado al confundir a los elementos improvisados y los bien entrenados, para ello la AMESP a través de sus asociados mostró durante el taller “Detrás del escolta: Mitos y realidades”, aspectos básicos como el perfil que debe cubrir el elemento, su capacitación, formaciones y el acondicionamiento físico, con el objetivo de derrumbar los mitos que aseguran que el guardaespaldas debe ser grandote, mal encarado y corpulento.

“Las empresas que conformamos a la AMESP, todas de renombre en el sector de la seguridad privada, poseemos profesionalismo, experiencia, herramientas, instructores, certificaciones y las instalaciones idóneas para llevar a cabo un adecuado y recurrente entrenamiento. En México pocas organizaciones como la nuestra poseen la fortaleza y reconocimiento para desarrollar estas actualizaciones. En breve daremos a conocer un plan propuesto por AMESP para hacer un Centro Nacional de Capacitación de Guardias donde regirán los reglamentos oficiales”, subrayó Espinosa Boulogne.

Coordinación con la industria

Respecto al tema de la regulación, Juan Antonio Arámbula Martínez, titular de la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP), de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), adelantó a los medios de comunicación y empresarios del sector que la dependencia a partir de la segunda quincena de noviembre del presente, realizará operativos para erradicar los abusos y la corrupción a través del Programa de Identificación y Regulación de Escoltas.

“Haremos patrullajes para que no haya abusos en el tema de seguridad personal. Los primeros escoltas que estarán regulados con un holograma específico para sus vehículos, serán aquellos que ya lo hacen profesionalmente. No queremos a los improvisados, prepotentes y que simulan ser los expertos en la materia”, afirmó el funcionario.

Puntualizó que un escolta debe estar registrado en Plataforma México para su propia protección y la de sus clientes, pues es una manera de decirle a la gente que sabemos a dónde vive, quién es y a qué nivel se ha capacitado en caso de emergencia.

Cuando tengamos los hologramas de los automotores de los escoltas –afirmó Arámbula Martínez se darán a conocer al público en general. Una vez que terminemos con esta primera etapa de regulación, supervisaremos en las calles el tema de los abusos, el escolta que no esté regulado, no podrá desempeñar el servicio.

Mencionó que los escoltas que estén trabajando en esquemas profesionales, tendrán conectividad a través del Centro Especial de Respuesta que la DGSP ha instrumentando con asociaciones del sector y que actualmente se encuentra en “pruebas piloto”. Industria en crecimiento

En otro orden de ideas, Mario Espinosa Boulogne, presidente de la AMESP, ratificó que la seguridad privada en México es una de las industrias que tiene gran relevancia al representar el 1% del Producto Interno Bruto (PIB), genera más de 160 mil millones de pesos y crece anualmente entre el 18 y 24%. El nicho de los escoltas es uno de los servicios que más demanda tiene y su incremento oscila entre 4 y 6 %.

Subrayó, uno de los problemas del sector de seguridad privada son las empresas sin seriedad, credibilidad y profesionalismo que demeritan la imagen del escolta, lo cual es una asignatura que la actual administración federal está atendiendo con especial énfasis. “A través de una Cámara de la industria, nosotros estaríamos comprometidos a denunciar a empresas irregulares, pues no sólo es crear esas compañías, hay más situaciones de fondo de las que aparentan”, añadió.

Para finalizar, Marcos Ossio Rangel, vicepresidente de la AMESP, puntualizó que el sector de la seguridad privada en la última década ha tenido un crecimiento exponencial, derivado de los incrementos de la delincuencia común y los diferentes riesgos y regulaciones que enfrenta la industria mexicana.

Mencionó que en la seguridad privada no se puede hacer uso de la terminología de la seguridad pública como agente. “Nuestros elementos de seguridad no son policías. Tampoco se permite el uso de uniformes similares a los de los cuerpos policiacos, torretas o placas metálicas.

Se estima –afirmó- que existen entre 6 mil y 8 mil empresas de seguridad privada en el país, pero solamente hay un registro en la federación de 895. Creemos que en las entidades federativas hay 2 mil empresas que pudieran tener permisos locales o estatales sin tener el federal. El número de las empresas irregulares se cree que son más del 50 por ciento que las establecidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 10 =