martes , junio 11 2024

Necesario que el transporte público se eleve a derecho social

+ La AMTM entregará a los gobiernos federal y local recomendaciones de políticas públicas para lograr el sistema de transporte que la ciudad necesita

MÉXICO, D. F., 19 de Diciembre de 2013.- El transporte público en las zonas urbanas requiere de atención multilateral. No es sólo un tema de tarifas, sino también de tasas de interés, plazos, costo financiero, la demanda con que operan estos servicios; implica un esfuerzo necesario para elevarlo a rango de derecho social como son los servicios de educación, vivienda y salud, porque 75% de los capitalinos se mueve en transporte público.

De esta forma enfoca el presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, Jesús Padilla Zenteno, la problemática del transporte en la Ciudad de México y las zonas urbanas de América Latina, un tema que estará presente como punto fundamental del VI Congreso Internacional de Transporte que realizará la AMTM el próximo mes de abril.

“Y hablar de derecho social —agrega Padilla Zenteno— tiene que ver con el costo del traslado, con el costo del servicio; tiene que ver con la calidad de vida del usuario arriba del vehículo; tiene que haber un esfuerzo muy amplio de política pública, tanto del Gobierno de la República como de los gobiernos locales, para asegurar que bajemos el índice de motorización y la gente no tenga necesidad de ir en su vehículo particular porque carece de opciones en el transporte público”.

Afirma que debido a los diferentes factores antes enunciados, en nuestro país actualmente es imposible contar con un transporte de primer mundo; el Congreso Internacional del Transporte (CIT) de la AMTM será entonces el marco para debatir y discutir las asignaturas pendientes en materia de planeación, asignación de recursos para infraestructura y la modernización del transporte público.

“Veremos las mejores experiencias en el mundo de lo que ha funcionado y lo que no; cuáles son los esfuerzos que han hecho los gobiernos para asegurar la modernización y sustitución del parque vehicular, y dónde se están corriendo riesgos en el tema de los sistemas integrados” porque “la referencia que tenemos en los países de América Latina como Colombia, Brasil, Chile y hoy Panamá, nos deja ver claramente que los esfuerzos que hacen los gobiernos por meter unidades del primer mundo, poco a poco meten en aprietos financieros a los sistemas”.

Añade que “los sistemas costosos en el planeta tienen un precio de entre 20 y 40 pesos mexicanos y, además reciben un subsidio del 50 por ciento por parte de los gobiernos. Estas reflexiones nos llevan a entender el tipo de transporte al que realmente se puede acceder en la capital de México así como en todo el país, y que permita realmente la sustentabilidad, dado que a los gobiernos les saca mucha roncha el tema de los subsidios”.

Es decir, o los gobiernos impulsan este tipo de transporte de primer mundo o, de lo contrario, “aspiremos a lo que realmente podemos pagar. Hablar de un transporte de primer mundo se necesitaría hablar de otra realidad que no es la mexicana. Por lo tanto debemos por el momento acercarnos a aquella tecnología que la actual tarifa puede pagar, porque la única forma en la que se puede operar el servicio de transporte es a través de una tarifa adecuada o de un subsidio”.

Pero, dado que en ninguna parte del país se entiende la necesidad de un subsidio para mejorar la calidad de vida de los usuarios, que es un tema toral, entonces la tarifa tiene que absorber todos los costos, agrega el presidente de la AMTM.

Este problema, alega Padilla Zenteno, “es una situación que a los transportistas nos pone en una trampa permanente porque la tarifa se congela prácticamente en todos los estados de la República de manera cíclica entre cuatro y cinco años, y pone en evidencia la dificultad financiera para sostener las empresas”, de tal forma que “sin mejores tarifas no se puede pensar en mejores unidades”.

Así que tras el CIT de abril próximo, la AMTM entregará a los gobiernos federal y local las conclusiones respecto a lo que es conveniente hacer en materia de política pública para asegurar a la brevedad un sistema de transporte más eficiente, con un servicio ordenado, disciplinado, regular y con respeto absoluto al usuario.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =