jueves , mayo 30 2024

LETRAS DESNUDAS

MARIO CABALLERO

JUSTICIA PARA EL CASO TATIANA

Al cumplirse casi un año de la liberación de Elmar Darinel Díaz Solórzano, ex diputado federal de filiación priista acusado del feminicidio de su esposa Tatiana Trujillo Rodríguez, nada se sabe de si las autoridades continuarán con el proceso judicial hasta esclarecer los hechos y dar puntual cumplimiento a las leyes.

Hasta el momento de muy poco han servido las marchas de indignación moral, las incansables exigencias de justicia de los familiares, las movilizaciones de organizaciones defensoras de los derechos humanos como las de La Red Civil Alerta Popular Permanente Contra la Violencia Hacia las Mujeres en Chiapas, que pide desde el 10 de abril de 2014 se reponga el proceso de éste y otros casos similares que mal concluyeron.

ELMAR DARINEL DIAZ SOLORZANO CASO TATIANA COLUMNA LETRAS DESNUDAS

Y exige se haga valer el decreto expedido el 08 de febrero de 2012, en el que se tipifica el delito de feminicidio en el artículo 164 Bis del Código Penal de Chiapas, advirtiendo que a todo aquel que por razones de género prive de la vida a una mujer será sancionado con 25 años de prisión, que pueden extenderse hasta 60 años.

***

Todas las acciones realizadas al respecto han sido un rotundo fracaso, y no por falta de objetividad y uso legal de los medios a disposición, sino por la ausencia de ética de los ejecutores de los procesos contenciosos, que en este caso tanto ignoraron el delito y el dolor de las víctimas como destruyeron toda esperanza de justica al violar las normas constitucionales.

Resulta en vano querer reconstruir la lógica que siguió el juez Mariano Domínguez Hernández, Juez del Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ocosingo, para justificar el fallo, porque no hay en ella un solo atisbo de veracidad. Así lo dijo: “Aunque se diga que la Procuraduría contaba con suficientes elementos para demostrar la culpabilidad de Elmar Darinel Díaz Solórzano, estas no fueron integradas en el expediente consignatorio. De tal manera, no es posible afirmar que él fue el autor del crimen. Por lo que se revoca la condena de 25 años de prisión que existe en su contra y se cancela todo juicio penal”.

No tienen una base sólida las razones dadas por Mariano Domínguez para demostrar la inocencia de Elmar Darinel en el caso de feminicidio. El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas advirtió varias inconsistencias en el proceso judicial, poniendo en entredicho la autenticidad el veredicto del juez Domínguez: “Existen serias violaciones al debido proceso realizadas de manera deliberada por el juez Mariano Domínguez Hernández y por Manuel de Jesús Cundapí Trejo, Ministerio Público Adscrito al Juzgado de Ocosingo”.

Baldemar Trujillo, padre de Tatiana, afirmó que “las pruebas periciales determinaron a Elmar Darinel como el asesino (…) Éstas (las pruebas) fueron desahogadas en los tiempos que nos impusieron”.

Ahora bien, si las autoridades solicitan una investigación exhaustiva y un desahogo de evidencias que se ajuste a los tiempos y formas, entonces ¿qué caso tiene acumular peritajes y testimoniales, el cerro de papeles, nada más para concluir que “el que viene de atrás pague”? O bien, ¿para qué se tomó la molestia de llevar el caso en sus manos? ¿Nomás por el gusto de evidenciar su falta de profesionalismo?

El Frayba, entidad por demás autorizada para señalar las violaciones a los derechos humanos y emitir un juicio parcial sobre asuntos legales, condena enérgicamente la complicidad de los salvadores del feminicida: “El Juez Mariano Domínguez Hernández y el Ministerio Público Manuel de Jesús Cundapí Trejo, son cómplices de la impunidad que permitió la liberación del ex diputado de Ocosingo Elmar Díaz Solórzano, acusado de asesinar a su esposa Tatiana Trujillo”.

***

Otros informes sobre el caso comprueban la responsabilidad del ex legislador Elmar Díaz sobre el homicidio de su esposa y revelan la connivencia del juez Domínguez y del M.P. Cundapí Trejo para defenderlo. Y son tan suficientes como para ratificar la condena de 25 años de prisión que ya había sido determinada el 03 de mayo de 2013, dictada por el Juez Tercero Penal para la Atención de Delitos Graves con sede en Cintalapa.

Cito algunos datos:

–         Hay una testigo que vio entrar a Elmar Darinel Díaz en el domicilio de Tatiana Trujillo, ubicado en la 1ra. Sur Poniente sin número, barrio Bugambilia, en Ocosingo, Chiapas, entre las doce y una horas del día 19 de abril de 2010. Fecha en que se presume Tatiana perdió la vida.

–         Las pruebas criminalísticas de Rodizinato de Sodio y necropsia, señalan a Elmar como el autor del crimen. Y se anexan al expediente condenatorio.

–         En los registros de las declaraciones testimoniales, el mismo Elmar Díaz asegura haber estado en el lugar de los hechos y en la hora en que se supone le quita la vida a Tatiana. Los demás testigos: Nidia Tatiana Hernández (principal testigo y la última persona que vio a Tatiana con vida minutos antes de ser asesinada de un disparo en la cabeza), Hugo Nájera Cabrera (pareja de Nidia Tatiana) y el hijo de Hugo Nájera (que por cierto tiene el mismo nombre, se encargó de sacar los autos de la casa de Elmar por instrucciones de Angélica Gutiérrez, ex esposa de Elmar, momentos después del fatal acontecimiento), señalaron al ex diputado como el asesino de Tatiana Trujillo. Meses después se retractan.

–         La testigo que vio entrar a Elmar en el domicilio señalado, declara que cambió sus primeras declaraciones por intimidaciones del abogado de Díaz Solórzano.

–         El proceso contencioso comienza a tener ciertas irregularidades después de determinarse que la condena se cumpliría en el Cereso No. 14 (El Amate). Y se decide enviar a Elmar al reclusorio No. 8, en Villaflores, Chiapas.

–         El día 19 de marzo de 2014, familiares de Tatiana acuden con el juez Domínguez para revisar el expediente antes de que se dicte la sentencia, pero éste se los impide con la excusa de que el recurso aún no estaba en sus manos. Sin embargo, días después del veredicto se sabe que dichos documentos estuvieron en poder de Domínguez desde el 25 de febrero.

–         El martes primero de abril de 2014, Elmar sale de la cárcel y le exoneran todos los cargos por los que había sido procesado. A la familia de Tatiana no se le notifica la resolución.

–         El 2 de abril, familiares de Tatiana se enteran del decreto tomado por el juez a través de los periódicos y acuden al juzgado a exigir una respuesta, pero son maltratados física y verbalmente por el Fiscal del Ministerio Público, por el Secretario del Juzgado y por el Juez Mariano.

–         Una semana después, el día 07 de abril del 2014, se les comunica la sentencia a los familiares de Tatiana y ellos apelan a otras instancias judiciales para que se aclaren los hechos, se tomen en cuenta las pruebas proporcionadas que culpan a Díaz Solórzano y se haga justicia.

–         Días más tarde la familia Trujillo Rodríguez hace la siguiente denuncia por medio de los medios de comunicación: “Si nos llega a pasar algo hacemos responsables al Juez Mixto de Primera Instancia de Ocosingo Mariano Domínguez Hernández, a Elmar Darinel Díaz Solórzano, a Nidia Tatiana Hernández y a Hugo Nájera Cabrera, que en los últimos días nos han estado amenazando de muerte”.

***

El balance es desolador: El dictamen pretende imponer un efecto absolutorio que no tiene, y con eso se confirma la tesis del Frayba de que el juez Mariano Domínguez está confabulado con Manuel Cundapí Trejo para exonerar al asesino a pesar de tener las pruebas que lo incriminan.

Por todo lo antes expuesto no podemos negar que hay una evidente impunidad. Por lo tanto, es necesaria la intervención del gobernador Manuel Velasco Coello y del procurador Raciel López Salazar, porque ya es el tiempo de que las voces de la familia tengan eco dentro del sistema judicial del estado.

@_MarioCaballero

MARIO CABALLERO

9611019627

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =