jueves , enero 11 2024

Genéricos ganan la batalla de los medicamentos

MEXICO, D.F., 02 de Septiembre de 2013.- Jerónimo sufre de diabetes, la última vez que fue a la farmacia por su medicamento entró en una disyuntiva: La metaformina en genérico costaba 49 pesos, la de patente valía 11 veces más.

Al formarse en la caja para pagar, se preguntó: «¿Estoy comprando algo que no me ayudará a controlar mi enfermedad por 49 pesos o estoy gastando en una marca si llevo la de 576 pesos?»

Para Mikel Arriola, al frente de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, la respuesta es simple:

“Hay diversos mitos en torno al precio. Los genéricos, todos, son bioequivalentes, y seguros, es la misma sustancia y efecto. Cuando un producto patentado entra al mercado el precio lo que refleja es la recuperación de la inversión que se hizo para descubrir la medicina. Una medicina nueva trae una inversión de millones de dólares, por eso se protege con patente, para incentivar la investigación”.

Por otro lado, cuando se pierde la patente, los laboratorios de genéricos no reflejan la inversión que se hizo en la investigación del producto y eso los hace más económicos.

Sin embargo, Diego Ayala, especialista de IMS Health, firma dedicada a realizar mediciones de mercado en la industria farmacéutica, va más allá  y reconoce que sí existe una diferencia entre unos y otros, se trata de una cuestión de generación.

Y es que justo como sucede en el mundo de la tecnología, donde cada año se mejora el modelo de algún producto, algo similar sucede en la industria farmacéutica.

“El patentado puede valer más porque tiene alguna ventaja sobre el genérico que es el tema de generación, cuenta con un avance tecnológico desde el punto de vista terapéutico”, explica.

Sin embargo, sostiene “no  hay que estigmatizar a genéricos como de mala calidad, como tampoco se pueden estigmatizar productos de alto precio como “me ven la cara””.

De acuerdo con el especialista los productos genéricos son eficientes y su presencia ha crecido considerablemente en nuestro país, gracias a las políticas gubernamentales que buscan hacer más accesibles los fármacos para la población.

El Boom ya pasó

En los últimos años vencieron importantes patentes a nivel mundial, entre las marcas más conocidas Viagra y Lipitor, estos vencimientos provocaron no sólo un boom en la industria de los genéricos, sino que grandes laboratorios a escala mundial se fusionaran para tratar de compensar las pérdidas de esas marcas, es el caso de Pfizer y Wyeth.

A decir de Ayala el boom de los genéricos ya pasó: “en los últimos cinco años se ha duplicado la participación de genéricos. Esto es por los vencimientos, entre 2011-2013 ha habido una pérdida importante de productos de alto volumen, como Viagra y Lipitor, lo que junto con la política de gobierno, ha impulsado el crecimiento de genéricos”.

De tal forma que después de tales vencimientos la proporción de genéricos contra patente es de 60-40% del mercado, la cual, dice, se mantendrá en esos niveles en los siguientes años, pues ya no hay vencimientos importantes hasta 2017, y esos productos son de alta especialidad, es decir con un menor volumen de demanda.

Según Arriola, comisionado para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, “en 2008 el 43% de las unidades lo representaban los genéricos, hoy esa cifra es del 73%. Este salto es realmente significativo, en 22 meses  hemos introducido 233 genéricos nuevos de 28 sustancias activas”.

“la estrategia ha sido, de manera muy rápida identificar patentes que han vencido, sobre todo en enfermedades que tienen que ver con mortalidad de la población mexicana”, agrega.

Genéricos devoran el mercado

Al respecto de las diferenciales de precios, Ayala sostuvo que en promedio los genéricos suelen ser entre 40 y 50 por ciento más baratos que los de patente, y en un mercado en donde los precios bajos están compitiendo agresivamente, el volumen de ventas de los grandes laboratorios ya se ha visto afectado.

A junio de este año, comenta Ayala, la marcas originales vendieron  472 millones de unidades, contra 518 millones de unidades en 2012, en tanto, los genéricos sin marca, los que ha integrado recientemente la Cofepris, muestran un avance de 976 millones de unidades, crecieron 10 por ciento.

Datos de la COFEPRIS, revelan que en los últimos cuatro años y debido a la aprobación de más genéricos se han generado ahorros de 19 mil 32 millones de pesos a la población mexicana.

Los principales ahorros han estado en productos para tratar el colesterol y la hipertensión, sin embargo también ha habido decrementos en medicamentos para la esquizofrenia y antibióticos de amplio espectro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + ocho =