jueves , mayo 30 2024

Duelo en Yajalon por quemado vivo en Cancuc

YAJALON, Chiapas, 09 de Febrero de 2014/ Fredy López Arévalo.- En la puerta de un local comercial en el barrio de Jonuta, en Yajalon, entre la 4a Poniente y la carretera a Tila, arden cuatro veladoras.

Es en señal de luto por  Diego Santiz, copiloto de Juan Girón López, el conductor del taxi Nissan tipo Tsuru que a su paso por una comunidad de San Juan Cancuc arrolló al niño Geronimo Gómez López.

Gómez López resultó con lesiones en una pierna, pero una turba enardecida de indígenas los linchó y quemó vivos.

Los propietarios del local, donde hay una frutería, aseguran que era ocupada por Diego Santiz, uno de los indígenas linchados y quemados vivos en el municipio de San Juan Cancuc.

«Era un joven muy decente y a toda madre», relata Guillermo Trejo, quien hace aproximadamente un año le rentó el local comercial donde abrió una frutería.

Hace un año, recuerda Tony Sainz, colocó un letrero de renta en el local comercial, y apareció Diego Santiz con la propuesta de una frutería.

Desde entonces el joven iba y venía de la región de los Altos para abastecer su frutería, un negocio que iba creciendo por el empuje del joven.

Hasta qué lo alcanzó la muerte, linchado por una turba enardecida de indígenas que los linchó y quemó vivos.

 

Ahora, nadie sabe quién colocó las veladoras en la puerta cerrada de su frutería, cuya puerta permanece cerrada, pero que son en señal de luto por el deceso de Diego Santiz. /Noticias/Tribuna Chiapas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + dieciseis =