jueves , abril 18 2024

DESDE ESPAÑA… DECIR LA VERDAD

José Arnal *

Decir la verdad

BARCELONA, ESPAÑA, 28 de Agosto 2013.- En cierta ocasión, escuché la expresión: “hay que decir siempre la verdad”. Por el tono de la voz se desprendía una doble intencionalidad: “de afirmación” y “de interrogación”. La respuesta, de uno de los presentes, surgió de forma espontánea: -“pero puede traer complicaciones”; aunque, con la misma sinceridad, también podría decirse lo contrario: “nos descomplica y es gratificante”.

Los niños, en sus primeros años, están abiertos a todo lo que les rodea: se asombran, preguntan y aprenden a ordenar los estímulos exteriores e interiores. Si han vivido en un ambiente de cariño y seguridad, se muestran confiados y alegres. Por el contrario, una infancia falta de calor humano suele configurar personalidades frías, temerosas y desconfiadas. Pienso, que algo semejante puede suceder en las personas, respecto a la verdad.

Decir lo que se conoce, se siente, se piensa, se vive, (desde la sensatez y la prudencia) presupone apertura confiada a la realidad, asombro, búsqueda, rectitud, sinceridad y valentía.

El escéptico que se tranquiliza con el interrogante, “¿y qué es la verdad ?”, quizá tampoco quiera oirla; el que se aferra “a su verdad”, quizá oculte miedos a perder sus seguridades; y el que descubre hechos ciertos, sin necesidad, frecuentemente teñidos de resentimiento, pudiera estar difamando.

Ante perspectivas e interpretaciones dispares de la realidad y en la vida de relación entre las personas existe una actitud humana clave sobre la verdad: “querer buscarla” y al encontrarla, valorarla y compartirla, estando dispuestos a rectificar si los hechos y los contrastes lo exigen.

En estos tiempo de relativismo, de despotismo de la ignorancia y del error en cuestiones capitales: ley natural suplantada por las costumbres, matrimonio de conveniencia, desprecio de la vida humana, la educación robotizada y la libertad absolutizada, (…), el hombre y la cultura occidental andan, a la deriva, al desconocer o rechazar las luces de la recta razón y de la fe. En esta atmósfera, orquestada por “los poderosos” es capital recuperar la apertura, la confianza, la honestidad, la sinceridad, el valor y la virtud. Y respecto a la situación social, un pensador actual, lo expresaba con estas palabras: “la negación de los valores absolutos conduce a la desintegración de la sociedad. No bastarán las leyes más perfectas porque no habrá criterio posible por el que mostrar que se deben obedecer las leyes. El crecimiento de las fuerzas policiales para hacer que las leyes se cumplan se hará ilimitado. Y al final habría incluso que fundamentar el orden mismo de las fuerzas policiales”.

*José Arnal

Foro Independiente de Opinión http://foroin.wordpress.com

Datos personales:

José Arnal Agustín. DNI: 18393935-F. Doctor en Filosofía. Catedrático de Instituto. Jubilado. C/ Balmes, 427-6ºC. 08022-Barcelona

El Foro Independiente de Opinión es un grupo de profesionales (licenciados en Química, Medicina, Pedagogía, Ingeniero Agrónomo, Ingeniero de Caminos, Profesor Mercantil, Catedrático universitario, etc.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =