sábado , enero 13 2024

Cuando se te sube el muerto, mito o realidad

MEXICO, D.F., 03 de Noviembre de 2013.- “Lo que necesitas es una limpia, mi reina, alguien te hizo un trabajo, un trabajito feo, por eso en las noches se te sube el muerto y despiertas con susto, eso lo he oído muchas veces. No es que caigas en un pozo oscuro, es el muerto que quiere arrastrarte a su tumba”.

Este relato fue escrito por Francisco Pérez Arce en la novela Hotel Balmori (Joaquín Mortiz, 2004). Sin embargo, millones de personas en el mundo han vivido la experiencia de que una persona difunta los despierte y no les permita levantarse de la cama ni gritar para pedir ayuda. ¿Quién será ese ente que a tantos nos ha molestado?

¡Engarróteseme ahí!

¿Por qué no nos podemos mover cuando “el muerto” está encima de nosotros? La respuesta es porque padecemos parálisis del sueño. Este trastorno se da cuando las personas están a punto de despertar o apenas están durmiendo. El artículo realizado por Christopher French titulado “Parálisis del sueño. ¿Constituye un fenómeno frecuente?”, que fue publicado en la revista española Mente y cerebro, describe en qué consiste. “Es una incapacidad momentánea de mover miembros, tronco y cabeza pese a gozar de plena consciencia. Puede aparecer durante un estado flotante de la mente… Durante la fase de movimiento ocular rápido (REM en inglés), los músculos del cuerpo están paralizados, supuestamente para impedir la realización física de lo que se está soñando”.

Hay algunos factores que aumentan la probabilidad de no poderse mover a pesar de estar despiertos que son: consumir café o alcohol, tener estrés a causa de un acontecimiento traumático, estar muy cansado, dormir por partes (despertar cada cierto tiempo para continuar trabajando o estudiando) y viajar constantemente en avión.

En México, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del 30 al 50 por ciento de la población de nuestro país ha sufrido este padecimiento alguna vez. La mayor parte de los individuos tuvieron “al muerto encima” durante la adolescencia. Esto se debe a que en la infancia, un alto porcentaje de ellos padecieron de hipersomnia diurna, es decir, exceso de sueño durante el día.

¿Por qué el “muerto” me habla y no me deja en paz?

La causa por la que durante la parálisis del sueño vemos, olemos, degustamos y percibimos que alguien o algo están sobre nosotros es porque soñamos despiertos. Durante esta etapa, nuestro cerebro secreta una mayor cantidad de dimetiltriptamina, sustancia alucinógena que también se encuentra en plantas. Esta permite conocer el inconsciente del individuo.

La Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño dice que las “víctimas” abren los ojos, sufren de ansiedad y pánico repentinos, los cuales desaparecerán unos minutos después, ya sea espontáneamente o con estímulos externos, que puede ser el movimiento de otra persona.

El artículo “Terror en la noche” de Julia Santomauro y Christopher French, clasifica las alucinaciones de las personas de la siguiente forma:

– Propioceptivas: la persona percibe que gira, flota o vuela.

-Táctiles: hay presión en pecho y sensación de asfixia. Siente hormigueo, dolor y vibración en todo el cuerpo.

-Auditivas: escucha voces, pasos, zumbidos o la supuesta respiración de alguien más.

-Visuales: observa sombras de animales, seres humanos o personajes imaginarios.

-Olfativas o gustativas: estas sensaciones están relacionadas con el miedo, la alegría o el sentimiento de morir. En esta etapa, la “víctima” despierta y se da cuenta que sigue soñando.

Las alucinaciones se perciben con mayor fuerza cuando las personas utilizan drogas, beben alcohol y fuman en exceso, ya que su mente está dispersa y no tienen plena consciencia de lo que sucede en el mundo real.

Parálisis del sueño en el mundo

Este padecimiento ha sido estudiado a nivel mundial desde el siglo XIV. En Europa, se creía que era un ataque por parte de las brujas hacia la población que las había acusado ante las autoridades. El portal web de Reporte Índigo pone como ejemplo el caso de Japón. En este país, esta enfermedad es conocida como kanashibari; se relaciona con el poder del dios budista Fudo Myohoh y con espíritus malignos como los súcubos.

Pero no todo tiene que ver con criaturas que tienen poderes mágicos para transformar el mundo. Los aliens también son parte de este trastorno. El artículo “¿Abducción extraterrestre? La ciencia lo llama parálisis del sueño” publicado en The New York Times por Nicholas Kristof muestra que las personas “secuestradas” por seres de otros planetas sufrieron uno o varios episodios de parálisis mientras dormían. La causa de que los relatos de los “abducidos” sean similares es la sugestión que tienen hacia ese tema, ver películas, programas de TV y leer textos sobre vida en otros planetas.

¿Qué hacer en caso de que los súcubos se aparezcan constantemente?

Si presenta dos o más episodios de parálisis del sueño en una semana, significa que debe acudir con un neurólogo o neurofisiólogo. En una entrevista realizada al doctor Carlos Cuauhtémoc Solís Pérez, encargado de la Clínica del Sueño en el hospital «Dr. Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro» del IMSS por el diario El Universal,  declaró que la enfermedad se controla con ansiolíticos, tranquilizantes y estimuladores del sueño.

Es muy importante que la población con problemas de narcolepsia, cardiacos, de diabetes o hipertensión que tenga “visitas constantes de aliens”, asista al médico porque son más propensos a morir súbitamente (durante el sueño). Además, se debe mantener un estilo de vida saludable y horarios fijos para dormir.

La próxima vez que un muerto, extraterrestre, súcubo o bruja te visite, sólo relájate, cierra los ojos, intenta moverte lentamente y no te desesperes. La sensación desaparecerá unos segundos más tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diecisiete =