jueves , mayo 9 2024

CAFÉ PARA TODOS

02 Octubre 2013

ALBERTO CARBOT

+ ECONOMÍA MEXICANA EN CRISIS; LA RECESIÓN TOCA A LA PUERTA

+ REVELARÁN LOS NOMBRES DE LAS EMPRESAS BENEFICIADAS POR ACUERDOS HACENDARIOS

Para nadie es ya un secreto que estamos en el umbral de una recesión. Apenas la semana pasada, el gobierno anunció que reducirá su expectativa de crecimiento del 1.8 al 1.7, después de que ya la había bajado del 3.5 al 1.8 por ciento.

Y es que las inundaciones -derivadas del impacto simultáneo de dos huracanes, “Manuel” e “Ingrid”, que golpearon al país por sus dos costados, el Pacífico y el Atlántico, respectivamente-, se convirtieron en la catástrofe más cara en la historia de México.

Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), los perjuicios ascienden a 75 mil millones de pesos, de los cuales a las empresas aseguradoras les corresponde cubrir sólo el 20 por ciento y al gobierno, el resto.

Recaredo Arias, director general de la AMIS, y Luis Álvarez, director de Daños y Autos de la agrupación, señalaron que han recibido hasta ahora 345 reclamos de diversos tipos de seguros, con un costo estimado de unos 200 millones de dólares.

Los daños ocasionados por los fenómenos meteorológicos serían los segundos más costosos para el sector asegurador por un fenómeno de esta naturaleza después del Huracán “Wilma” de 2005 y son similares a los de “Gilberto” en 1997.

La AMIS estimó que el sector asegurador pagaría unos mil 200 millones de dólares por esta catástrofe. Las autoridades financieras han adelantado también que la inflación en México este año será mayor a lo previsto debido a las lluvias.

Los precios aumentarán 3.70 por ciento contra el 3.55 por ciento de la previsión original, señaló el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela, quien dijo que los fenómenos naturales obligaron a replantear las estimaciones y dijo que ambas tormentas “transitorias” provocaron un menor dinamismo en la economía mexicana.

No obstante, señaló que la estimación de crecimiento económico del PIB en el país para el 2014 se mantiene en 3.9 por ciento.

El funcionario subrayó que la reforma financiera propuesta por el gobierno al Congreso busca “fomentar el crédito, incrementar las competencias del sistema financiero, impulsar la banca de desarrollo y darle certeza a las instituciones financieras. El avance de las reformas ha ayudado a que México tenga una buena recepción en los mercados internacionales”, afirmó.

MÉXICO YA ENTRÓ EN RECESIÓN ASEGURAN LOS ANALISTAS

La semana pasada, el gobierno federal colocó con éxito un bono de 3 mil 900 millones de dólares a 10 años. Pero las cosas no son tan bonitas como las pinta Aportela. Algunos analistas de hecho consideran que México ya entró en recesión y el propio Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ha señalado tal afirmación.

Según el Indicador Coincidente, que describe el desempeño de la economía en un mes determinado, alcanzó en junio un nivel de 99,8916, el tercero por debajo del 100 que describe la tendencia de largo plazo, con lo que sumó 12 meses con una tendencia a la baja conforme a la metodología de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“La caída que hemos visto en los últimos 12 meses corresponde a un periodo de recesión de un nuevo ciclo de la economía mexicana”, consideró el INEGI la semana pasada. En el segundo trimestre del año, la economía mexicana registró una caída del 0,74 por ciento, frente al trimestre anterior, cuando también se suscitó una contracción del 0.44.

Para los expertos, hay diversas formas de caracterizar una recesión, pero una de las más aceptadas es la acumulación de 2 trimestres consecutivos con tasas negativas en la evolución del producto interno bruto. El analista Jonathan Heath asegura que la recesión en la que se encuentra la economía mexicana “hasta este momento es poco profunda”, pero es recesión al fin.

Ello explica por qué el país aún sigue siendo atractivo para los inversionistas, como lo muestra que el gobierno de México anunció la emisión exitosa de un bono a 10 años por 3 mil 900 millones de dólares, el plazo más alto a tasa fija registrado en los mercados internacionales.

Del monto total de la colocación, 2 mil 457 millones de dólares fueron utilizados para extender los vencimientos de la deuda externa del gobierno federal.

La buena acogida de este bono pareció demostrar que pesan más en el ánimo de los inversionistas las audaces reformas que lleva adelante el presidente Enrique Peña Nieto, de las cuales 2 ya fueron aprobadas por el Congreso -la educativa y la de telecomunicaciones- que la caída en la economía.

El mandatario ha enviado ya otras 2 iniciativas de largo alcance: la tributaria o financiera -que prevé un aumento del impuesto sobre la renta del 30 al 32 por ciento a las personas con altos ingresos-, y la energética, que permitirá por primera vez otorgar contratos de utilidad compartida a empresas privadas nacionales o extranjeras.

El 31 de agosto último, el Bank of America Merril Lynch alertó que la economía mexicana “está en la parte más profunda del fuerte bache” que comenzó a finales de 2012, y que existe el “riesgo de una recesión” si la actividad no se recupera en el segundo semestre de este año.

La consultora también predijo en esa oportunidad que el Banco de México podría reducir su tasa de interés de referencia “como resultado de la  desaceleración/recesión”, lo que ocurrió el pasado día 6 de septiembre, cuando la autoridad monetaria decretó una baja de un cuarto de punto, de 4 a 3-75 la tasa interbancaria de referencia para todo el sistema financiero.

Para balancear el brumoso panorama, las autoridades financieras revelaron que en la última semana se alcanzó un nuevo máximo histórico en las reservas internacionales de México, que al 20 de septiembre pasado, se ubicaron 170 mil 927 millones de dólares.

Sin embargo, el récord fue alcanzado después de 2 semanas consecutivas a la baja y el aumento en la última semana fue de apenas 374 millones de dólares y fue atribuido a un “cambio en la valuación de los activos internacionales” y no a ingresos en divisas para el país.

El gobierno prevé contrarrestar la recesión con políticas “contra-cíclicas” como la de abandonar el déficit cero, lo cual ya está previsto en el proyecto de presupuesto nacional enviado al Congreso días atrás.

Hay que admitir que no todas las cosas andan tan mal. Por ejemplo, las exportaciones mexicanas alcanzaron su mayor nivel en 5 meses durante agosto pasado, con un aumento de 2.27 por ciento respecto a julio, aunque las importaciones se estancaron.

Según el informe, se logró además frenar una racha de 7 meses al hilo, con déficit en el comercio exterior del país.

El gobierno tendrá que aplicarse para lograr en los últimos 3 meses del año remontar la cuesta. Actualmente hay un altísimo subejercicio, calculado en unos 60 mil millones de pesos. Pero si el gobierno no suelta el gasto, las cosas irán de mal en peor.

GRANOS DE CAFÉ

Las malas noticias para los mexicanos parecen no terminar. Ahora resulta que a la recesión  de la economía nacional, habrá que sumarle una desaceleración global como resultado de la parálisis gubernamental en Estados Unidos, que inició a las cero horas de ayer martes y que de no corregirse con un acuerdo político a más tardar el 17 de octubre, desencadenará una recesión global, por la mora en el pago del vencimiento de deuda  del gobierno de EU, correspondiente a esa fecha.

Claro que es muy probable que la suspensión de actividades gubernamentales -establecida por la administración Obama, al no llegar a un acuerdo con los senadores republicanos para liberar el presupuesto ampliado-, se supere en unos cuantos días, tal y como sucedió cuando el ex presidente Bill Clinton experimentó una coyuntura igual, que resolvió 21 días después.

Confiemos en que el diagnóstico de los expertos en el tema resulte acertado, y no suceda lo mismo que con el “catarrito” de Agustín Carstens, que se transformó en una de las peores pulmonías para nuestra economía. Y más vale que este conflicto político en la Unión Americana se resuelva a la brevedad, porque de no ser así, la pulmonía parecería un simple resfriado.

Sin embargo, ante este panorama desolador, por lo menos surge la buena noticia de que el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), determinó que Hacienda tendrá que revelar la razón social de las empresas a las que otorgó el perdón fiscal desde el 2000 y hasta diciembre de 2012, puesto que se sospecha que los beneficiarios son, como siempre, las grandes empresas expertas en evadir sus responsabilidades fiscales y por tanto sociales, con lo que, cuando menos, serán exhibidas y, seguramente, en muchos casos impugnadas en la obtención del perdón fiscal y no hay que dudar que muchos peces gordos salgan a flote…

…Y en medio de la emergencia nacional por las catastróficas inundaciones que asolan al país, adivinen quién no se ha parado en las localidades más afectadas, para por lo menos llevar un  mensaje de aliento o ayuda humanitaria. Si respondió que Andrés Manuel López Obrador, está en lo cierto. El tabasqueño -quien se caracteriza por autodenominarse el “impoluto” y “el defensor de los pobres”-, no se ha apersonado un solo instante en las regiones siniestradas.

Como no es temporada electoral, y sólo anda a la caza de adeptos para su movimiento político y con nuevas elucubraciones de boicots mediáticos y complots de todo tipo, la desgracias de la gente realmente no le importa. Así se las gasta el embustero  dirigente de “izquierda”…Sus comentarios envíelos vía internet a la dirección gentesur@hotmail.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + uno =