miércoles , febrero 21 2024

CAFÉ PARA TODOS

28 Noviembre 2013

ALBERTO CARBOT

+ PRIMER AÑO DE CLAROSCUROS DE ENRIQUE PEÑA NIETO; LA ECONOMÍA EL TEMA MÁS VULNERABLE

+ CHIAPAS, POR FIN LA VUELTA A CLASES, PERO EL AMAGO MAGISTERIAL PERSISTE; EN OAXACA, GABINO CUE, CÓMPLICE DE LA CNTE

El presidente Enrique Peña Nieto cumplirá el próximo 1 de diciembre su primer año en el poder, y para la mayoría de los mexicanos han sido 12 meses que se han ido muy rápido y en los cuales han cambiado muchas cosas.

Se trata de un período de claroscuros en los cuales pareciera que la violencia ha dejado de flagelar a buena parte del territorio nacional o por lo menos no se refleja en las noticias, lo cual no necesariamente significa que no exista.

El propio mandatario afirmó el pasado día 8 que ha habido una reducción de la violencia y de homicidios dolosos en el país, al señalar que cifras son alentadoras, pero sin dar números.

“En los últimos 11 meses, instrumentamos una política que pone acento en la prevención, pone énfasis en la coordinación, uso de mayor inteligencia para evitar la violencia, las cifras que al postre tenemos son alentadoras. Lo he señalado, ha habido una disminución sensible, ha habido una reducción de la violencia”, dijo el mandatario.

El secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong expresó en octubre pasado que durante la presente administración el número de homicidios dolosos ha disminuido en 16 por ciento y afirmó que de los 112 objetivos criminales que ubicaron, se han detenido a 58 y 9 más fueron abatidos.

Quizá sea cierto lo que afirma el funcionario pero el problema principal es que en la percepción ciudadana tal parece que las cosas siguen igual, aunque resulta alentador que los medios de información ya no dediquen las ocho columnas a referir de matanzas o ajustes de cuentas.

No obstante, en Michoacán, Tamaulipas y Guerrero la violencia sigue siendo un asunto cotidiano, lo que impacta duramente al ánimo ciudadano.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) reconoce que, entre el 1 de diciembre de 2012 y 31 de octubre de este año, se iniciaron 17 mil 68 averiguaciones previas por homicidio doloso, lo que implica que esa es, por lo menos, la cifra de muertos relacionada con el crimen organizado.

Pero muchos creen que este cálculo de homicidios es una trampa, porque una averiguación previa suele involucrar a más de uno de éstos, por lo que la cifra de muertos relacionados con el crimen organizado es mucho mayor a la cifra reconocida por el gobierno federal.

Según el INEGI, en 2006 -durante el primer año del sexenio de Felipe Calderón-, se cometieron en México 10 mil 452 asesinatos, menos de la mitad de la cifra del primer año de Peña Nieto.

El tema importa y mucho. Una encuesta reciente de Latinobarómetro mostró que el narcotráfico y la violencia han contribuido a la pérdida del apoyo a la democracia en México en los últimos 7 años.

Luego de los 2 sexenios panistas, la alternancia política que vivió México no fue porque la sociedad buscara soluciones de tipo político, sino porque la población buscó una opción para resolver otros problemas que le estaban afectando.

“La vuelta del PRI (Partido Revolucionario Institucional) después de escasos 2 gobiernos es sintomática de la búsqueda de una solución no a problemas políticos, sino más bien de la sociedad mexicana y la violencia”, indicó el informe de Latinobarómetro, que destaca que el país ha tenido un descenso sostenido en el apoyo a la democracia al bajar de 63 por ciento en 2002, al 40 en 2011.

Respecto a la economía -la otra gran preocupación de los ciudadanos-, parece que no va viento en popa y, por el contrario, parece que día a día empeora.

Como se sabe, la proyección de crecimiento que había establecido la secretaría de Hacienda fue de 3.5 por ciento para este año y tuvo que reducir ese cálculo hasta un 1.3 pero los especialistas creen que cuando mucho se llegará al uno por ciento.

El gobierno asegura que el país sufre una desaceleración como resultado de un fenómeno similar que afecta a nivel mundial, pero en México inclusive se habla de una verdadera recesión.

Entre julio y septiembre, el desempleo alcanzó cifras récord: aumentó a 5.2 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) frente al 5.1 registrado en mismo periodo en 2012. Se estima que 2.7 millones de personas no tienen trabajo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calcula que la tasa de desempleo en las localidades grandes -donde está más organizado el mercado de trabajo-, llegó hasta 5.9 por ciento, mientras que en las que tienen de 15 mil a menos de 100 mil habitantes llegó a 6, y sólo en las que tiene menos de 15 mil fue de 4.6 por ciento.

MUCHA POLÍTICA Y POCA ADMINISTRACIÓN

Según algunos analistas, al contrario de lo que ocurría en tiempos de Porfirio Díaz -quien hizo famoso el lema de “mucha administración y poca política”-, en el caso de Peña Nieto lo que ha habido es “mucha política y poca administración”.

El Pacto por México permitió un excelente arranque al mandatario, porque logró la aprobación de diversas reformas estructurales, lo que muchos de sus predecesores no habían podido conseguir, especialmente desde la administración de Ernesto Zedillo, cuando el Congreso se dividió.

El problema es que parece ser que este instrumento ya no da para más y lo más probable es que el año que entra el jefe del Ejecutivo tenga que volver a negociar al estilo tradicional con los líderes las principales fuerzas de oposición pero en Congreso.

Los expertos consideran que todavía los mexicanos no creen que Peña Nieto sea diferente de su antecesor o que esté haciendo las cosas mejor, aunque la violencia haya desaparecido del radar.

Peña inició su gestión con un nivel muy alto de expectativas que se fueron esfumando y parece ser que la luna de miel entre el electorado y el mandatario se diluyó desde hace tiempo.

Las reformas aprobadas han sido buenas, aunque no tanto la hacendaria, que molestó a muchas personas -sobre todo las de las fronteras-, donde les subieron 5 puntos el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Ahora está por verse como le irá al PRI con la reforma energética, porque ahí si la izquierda ha dicho que no acompañará al tricolor y el Partido Acción Nacional (PAN) quiere meterle el acelerador. No hay que olvidar que aún faltan por aprobarse las leyes secundarias de varias de las reformas constitucionales.

Los expertos creen que el llamado “Memo” (Mexican Moment) del que hablaban en la prensa financiera internacional se desperdició. Ahora ya se habla del “Meme” (Mexican Mess, Desorden mexicano).

Para colmo, la Cruzada contra el hambre -el programa contra la pobreza que parecía ser la “cereza del pastel” de la estrategia social del gobierno de Peña, que busca erradicar la miseria de 7 millones de mexicanos-, está muy lejos de alcanzar sus primeros resultados.

Asimismo, la popularidad de Peña Nieto viene disminuyendo según revelan las encuestas. Por ejemplo, el pasado 19 de noviembre, “El Universal” difundió una encuesta de Buendía & Laredo, levantada a principios de noviembre, en la que sólo 50 por ciento de los entrevistados aprueba la gestión del priista.

Se trata de un descenso de 5 puntos porcentuales con relación al mes de agosto, mientras que la desaprobación aumentó 8 puntos, al pasar de 29 por ciento en febrero a 37 por ciento este mes.

El gobierno de Peña Nieto tendrá que dar un golpe de timón en su segundo año si no quiere que estas cifras sigan descendiendo, en paralelo a la situación de inseguridad y a las malas condiciones de la economía nacional.

GRANOS DE CAFÉ

Por fin una buena noticia. Se reanudaron las actividades escolares en  todo el sistema educativo de Chiapas y los maestros inconformes decidieron reiniciar clases de primaria y secundaria y permitir que los alumnos de bachillerato y aquellos de la Universidad Autónoma de Chiapas  recuperaran las aulas que bloqueaban ilegalmente. Los mentores chiapanecos dejaron sin clases por casi 3 meses, a un millón 800 mil alumnos de educación básica, bachillerato y universidad.

Si bien su regreso a clases -luego de 85 días de paro magisterial-, representa un logro del gobernador Manuel Velasco Coello, aún está pendiente definir la ruta de trabajo para recuperar lo más posible el ciclo escolar. El acuerdo se logró con las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y está absolutamente claro que no se modificará la reforma educativa, ya que ese tema escapa de las atribuciones de la administración estatal.

Los acuerdos contemplan  mayor infraestructura educativa, equipamiento, así como uniformes y útiles escolares; es decir, se trata de fortalecer el sistema educativo estatal y apoyar a la infancia de los municipios más pobres.

Desafortunadamente los mentores de la CNTE estiman que se trata de “sólo un receso” para continuar con las protestas magisteriales en cuanto a la reforma educativa y el resto de iniciativas contempladas en las reformas estructurales, entre estas la energética.

Por lo pronto ya amenazaron que en enero del próximo año -con menos de un mes de clases efectivas-, podrían surgir nuevamente movilizaciones y protestas, lo cual es altamente probable dado el “éxito” que la CNTE ha consolidado en Oaxaca, donde el gobernador Gabino Cué, ha advertido que los estudios que actualmente cursan los alumnos con profesores pertenecientes al SNTE, no tendrán validez oficial, porque los mentores no son de la sección 22. Vaya cinismo del mandatario oaxaqueño…Sus comentarios envíelos vía internet a la dirección gentesur@hotmail.com.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =