jueves , mayo 30 2024

Arriaga, última etapa del recorrido de la Caravana de Madres centroamericanas

Gabriela Coutiño

ARRIAGA, Chiapas, 16 de Diciembre de 2013/Gabriela Coutiño.-El gobierno de México entregó la semana pasada nueve notificaciones al gobierno de Honduras de migrantes de ese país, cuyos cadáveres fueron hallados en fosas clandestinas de Cadereyta Nuevo León, y San Fernando Tamaulipas, y que lograron ser identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), una organización no gubernamental, informó Martha Sánchez Soler, coordinadora del Movimiento Migrante Mesoamericano.

Sánchez Soler indicó lo anterior en la última etapa del recorrido de la caravana de Madres centroamericanas en busca de sus hijos migrantes, que hizo una parada del municipio de Arriaga.

Al denunciar que “ahora toda la ruta migratoria es un campo minado”, dijo que “hay 25 mil cadáveres no identificados en los semefos mexicanos; no sabemos cuántos muertos hay, muchos quedan en el campo, en las vías, nadie los va a buscar, nadie los va a encontrar”.

La activista señaló que de acuerdo con estimaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), son alrededor de 70 mil migrantes los desaparecidos, y la violencia ya no solo se encuentra como se reportó al principio en los estados del sureste del país, Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, luego fue Tamaulipas, pero «ahora toda la ruta es un campo minado».

Aunque señaló que el Movimiento Migrante Mesoamericano que preside trabaja en la localización de migrantes vivos, sí colaboran con el resto de las organizaciones en la revisión de datos para ver si los hijos de las madres de la caravana de encuentran entre los restos encontrados, y para ello se han tomado las pruebas de ADN.

La activista destacó los logros de las caravanas de madres centroamericanas  desde que inició hace nueve años, han logrado reencontrar a 200 migrantes centroamericanos con sus familias. Con esta novena caravana «Emeteria Martínez», se tuvieron seis encuentros, el último este lunes en el municipio de Tapachula.

Pero, destacó que los asesinatos de migrantes en su tránsito por México, sigue siendo la parte negra de las autoridades mexicanas.

«Hay mucho que hacer para que de la retórica lleven (gobierno) a la realidad un cambio, mínimamente que no matemos migrantes, ya es lo menos que podemos pedir, no asesinar migrantes en el camino, porque mientras los discursos hablan de los avances que vamos logrando los migrantes siguen contando cadáveres y eso es lo que debemos eliminar». Noticias/Tribuna de Chiapas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + ocho =