sábado , junio 15 2024

ALFIL

22 Noviembre 2013

Apuesta al viento

Roberto Piñón Olivas

La imaginación es poderosa. En el afán por controlar, las cúpulas partidistas han decidido una suerte de Instituto Federal Electoral descentralizado, bajo la denominación de Instituto Nacional Electoral, que controlara los comicios locales bajo una figura de atracción, similar a la que existe en materia de delitos locales que pueden ser investigados por la federación de motu proprio, cuando así lo considere necesario el Ministerio Público Federal.

Es decir, la discrecionalidad y la centralización de procesos, en este caso el electoral, no tiene límites. Desde este órgano constitucional autónomo se decidirán los comicios locales, para tratar de erradicar la intervención de los gobernadores, que por cierto, no ha quedado acreditada fehacientemente, o al menos, en los hechos, materialmente, no ha sido denunciada penalmente por los distintos partidos políticos, y solo ha quedado en el señalamiento mediático o político, arma poderosa para denostar sin consecuencias de ningún tipo, más que la obtención de parcelas de poder firmes.

Los gobernadores han sido señalados de ahogar los organismos estatales electorales, pero ha contentillo de los partidos políticos, bajo la lógica de obtener el mayor beneficio posible de un estatus electoral que les conviene: si hay perjuicio por la intervención de un gobernador pego el grito en el cielo, pero si me beneficia, callo, con el objeto de recibir un beneficio acariciado. Los partidos son causa de lo causado.

Por ese motivo no existe causa legítima en solicitar la creación de un organismo electoral que ahogará la iniciativa de las entidades federativas en la organización electoral, como si el INE hoy IFE no sufriera de los mismos embates de control por parte del interés partidista vía institutos políticos, representación camaral o injerencia del ejecutivo federal. Lo mismo que acusan los partidos de los organismos locales, es motivo de pecado en el ámbito federal.

Tal injerencia llego este año a un grado tal de servilismo legislativo, que no fue posible llegar al consenso para el nombramiento de un consejero electoral que supliera la figura de Sergio García Ramírez, experto jurisconsulto, cuya silla aún continua vigente después de más de un año, en que renunció con motivo de evitar contaminar el proceso electoral donde Enrique Peña resultó electo.

No han podido los señores legisladores nombrar a un sustituto de Sergio García Ramírez, y ahora, con la mano en la cintura, quieren designar a todos los consejeros y magistrados de organismos electorales en las entidades federativas.

Tal despropósito resulta aberrante, por la concentración de poder de los señores diputados y senadores, pero aún es más delicado, con motivo de la ausencia de capacidad de diálogo, acuerdo y concertación entre las fracciones partidistas: podremos estar mucho tiempo sin consejeros y magistrados electorales locales. No interesa al propósito de concentración de poder de nuestros órganos de gobierno constitucionales, mientras se logre el objetivo de acallar la crítica por el ejercicio indebido de poder de los gobernadores.

En un principio se buscó que el Instituto Nacional Electoral sustituyera a los organismos locales administrativos y jurisdiccionales en la organización de elecciones. Hoy se considera -ante las reacciones de los organismos locales, en una franca rebeldía al Presidente, al Secretario de Gobernación y al mismo Dr. Videgaray, por aquello de los aspectos de supuesto ahorro- que los organismos locales subsistan, pero designados por la cámara de diputados y por el senado.

Procedimiento que no puede ser aceptado por lo lento y burocrático, pero además, por la gran opacidad que representa, sobre todo cuando se lanzan convocatorias con términos que no se cumplen, y que quedan al arbitrio de la Junta de Coordinación Política, que en lo obscurito decide los entresijos de las designaciones.

Pero además, porque los tiempos ni procedimientos se respetan. Una decisión que debió ser únicamente de nuestro Congreso de la Unión, es adoptada con intervención ilegitima del Pacto por México, que ni se inmuta ante las flagrantes violaciones al estado de derecho.

Por eso mismo, pensar en que diputados y senadores serán eficientes y eficaces en la designación de consejeros y magistrados electorales locales, es una apuesta al viento, con doble o nada de ventaja ciudadana.

EN EL TABLERO…Las rechiflas y pancartas en eventos donde está presente el Gobernador del Estado de Chihuahua hacen pensar en acciones concertadas no solo por la oposición política, en este caso el Partido Acción Nacional, sino la permisividad del fuego amigo…Es cierto que en todo gobierno, a la mitad del sexenio existe un desgaste natural, sin embargo, en el caso especifico más bien parece una acción orquestada…La hipótesis simple del robo en el múltiple homicidio con arma blanca contra una indefensa familia juarense quedo en eso, en una simple especulación…Los primeros informes con detenidos indican una revancha cruel e inhumana por el incumplimiento de una apuesta…Este asesinato no puede desligarse de la ola de descomposición social provocada por el avance del crimen organizado en el país y especialmente en la frontera con los Estados Unidos…

http://robertopinon.blogspot.mx

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 11 =