sábado , febrero 17 2024

ALFIL

15 Noviembre 2013

Absurdos México-venezolanos

Roberto Piñón Olivas

Las relaciones diplomáticas entre México y Venezuela se están lastimando por diversos errores cometidos por ambos países. El drama es que son funcionarios de primer nivel y servidores públicos operativos quienes generan esta situación de manera irresponsable.

Por el lado de México, están documentadas las irregularidades cometidas al revisar el «estricto» cumplimiento de requisitos para autorizar la navegación del Jet Hawker Siddeley DH, 125, serie 400A, matrícula XB-MGM, relacionado con trafico de drogas.

De acuerdo con la información que poco a poco se ha filtrado en relación con el incidente, tanto el Instituto Nacional de Migración, el Servicio de Administración Tributaria y la Comandancia General de Aeronáutica Civil, a través de sus respectivas oficinas instaladas en el aeropuerto internacional de Querétaro, «fallaron» en las revisiones.

Ninguno de los funcionarios correspondientes a estas dependencias se percató de que las identificaciones mostradas por los pasajeros (Isaac Pérez Dubon, Susana Bernal Rivas, Adriana Cruz Méndez, Sergio Franco Moga y Manuel Rodríguez Benítez) y los pilotos (Mauricio Pérez Rodríguez – Licencia 200554728- y Carlos Alfredo Chávez Padilla – Licencia 201334513) resultaban falsas. Tampoco, nadie de ellos alcanzó a descubrir que la aeronave en sus registros de propiedad había sido adquirida con un nombre falso a sus propietarios originarios de nacionalidad norteamericana.

Esto es, la aeronave funcionaba en México de manera ilegal y nadie se percató de ello, hasta que fue interceptada por la fuerza aérea venezolana en su territorio, cuando alteró el plan de vuelo autorizado en Querétaro.

El plan de vuelo originario constaba de cinco horas y media, con ruta Antillas Holandesas y Ceiba, Honduras, pero se desvío a Barquisimeto, Venezuela y luego a Apure, donde fue obligado a descender y sus pasajeros huyeron.

La noticia de la detección de la aeronave la dio a conocer el jefe del comando estratégico operacional del ejército venezolano a través de Twitter, donde publicó una foto y anunció el derribo de una nave.

Luego, México pide explicaciones vía diplomática y el Presidente Maduro revela que la aeronave estaba llena de cocaína.

No se explica, no tanto porque fue desviada y obligada a descender la aeronave -ya que era necesario al invadir espacio aéreo nacional de Venezuela sin autorización-, sino porque fue destruida la nave y con ella, el contenido de drogas.

La destrucción del Jet y la cocaína impide llegar a la demostración de la existencia del narcótico, dándole elementos a quienes deseen polarizar las relaciones del Presidente Nicolás Maduro y Enrique Peña Nieto, pero además, inhibe cualquier investigación profunda para dar con la ruta de la cocaína, identificación del grupo criminal que pretendió internarla, huellas dactilares para ubicar la verdadera identidad de los pasajeros y pilotos de la nave.

Atrofiada la investigación en Venezuela, queda México. La cuestión es que no existen registros auténticos de los pasajeros. Habrá que esperar a la existencia de videograbaciones de las cámaras de seguridad del aeropuerto para buscar la identificación de los pasajeros y pilotos.

La cuestión es que el procedimiento de revisión en aeronaves privadas es laxo en relación con la aviación comercial. La evidencia así lo demuestra. Los pasajeros pudieron abordar con identificaciones falsas, y los pilotos navegar de la misma forma.

Pensar en un error humano es ser demasiado inocentes. De manera evidente hay colusión de diversos niveles con esta navegación ilegal, que propicia -de ser cierta la versión venezolana- el trasiego de droga por vía cómoda.

México debe profundizar en la indagatoria, pero a la vez, debe revisar procedimientos de revisión y limpiar aeropuertos de personal que no está haciendo su trabajo de manera adecuada y honesta. Venezuela tendrá que aclarar porque se destruye la aeronave y su contenido ilegal, con lo cual se fastidia cualquier investigación adicional y se elimina el soporte testigo de la información oficial.

La vía diplomática es adecuada. Venezuela es una nación cuya relación importa a México por interés estratégico, tanto político como económico. Sería absurdo que se lastimara por error de personajes protagónicos en redes sociales y funcionarios de quinto nivel corruptos.

EN EL TABLERO…Víctor Silva Chacón fue designado Ejecutivo de ventas distinguido, presea entregada esporádicamente a personas emprendedoras y exitosas, como es el caso del innovador empresario chihuahuense…El Congreso del Estado está hecho bolas con la designación de directores de seguridad pública municipal…Para desatorar, lo indicado es que los ayuntamientos designen de manera interina, como se hizo en la capital, en tanto los señores diputados logran obtener el visto bueno de la plataforma México y las agencias de seguridad e inteligencia que están consultando…El procedimiento no es malo, el problema es que es lento, y la seguridad no espera…Decir que no existe responsabilidad penal – la cual aún no se descarta cuando hay una porción del peritaje pendiente de desahogar- en el caso de la maquiladora Sunrise donde murieron 8 trabajadores, es aún muy rápido…Podrá decirse que no hay dolo, pero existe omisión, de qué nivel, habrá que dilucidarlo…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =