jueves , mayo 30 2024

ALFIL

13 Noviembre 2013

Creatividad ahogada

Roberto Piñón Olivas

Los efectos ya están encima. La desaceleración económica, de acuerdo al Instituto Nacional de Geografía y Estadística, en el reporte del tercer trimestre, muestra los primeros estragos en la pérdida de empleos.

Ya se anticipaban las consecuencias de una continua reducción en las expectativas de crecimiento decretadas por el Banco de México a contrapelo de las estimaciones optimistas de la Secretaria de Hacienda: el crecimiento previsto de apenas un .9 por ciento para 2013, tiene que venir acompañado de una contracción en el empleo formal e informal.

No podía ser de otra manera. La baja en el crecimiento de la industria tenía que impactar en uno de los indicadores más sensibles, que es la creación de fuentes de empleo, aspecto inmediatamente afectado por los niveles bajos, casi nulos, de crecimiento en la actividad económica, producto, entre otros factores, de una reducción sensible en la inversión pública nacional -con un subejercicio en el gasto a principios de año- y el estancamiento de la economía norteamericana.

El indicador del empleo mostró el dato preocupante de un descenso en una décima porcentual en relación con el mismo trimestre, tercero, del año 2012, cuando se obtuvo un porcentaje de 5.1 por ciento de desempleo en la población económicamente activa, unas 2.7 millones de personas.

Si se compara el indicador con el trimestre inmediato anterior, esto es, el segundo de 2013, también hay malos resultados. Hay un descenso de .12 puntos porcentuales: 4.96 por ciento contra 5.08.

De hecho, el tercer trimestre del 2013 representa la tasa de desocupación más alta desde el segundo trimestre del 2011, cuando se ubicó en 5.23 por ciento. Dato que debe llamar la atención.

Pero, el empleo formal no es el único castigado. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, en el tercer trimestre en mención, el empleo informal cayó 1.5 por ciento en relación con el mismo periodo de 2012.

Algo se está haciendo mal.

No se están generando los estímulos necesarios para la creación del empleo, o bien, al menos el sostenimiento de las plazas ya existentes.

Una forma de crear estos estímulos es la posibilidad de encontrar facilidades desde el ámbito gubernamental, no sólo en trámites, sino en el pago de impuestos.

De esta manera se había incentivando mediante decreto presidencial el cobro de un impuesto preferencial en la zona fronteriza del país. Mediante ese impuesto (-5 puntos de IVA), el sector empresarial se sentía estimulado a invertir y crecer.

Otra manera de estimular al empresariado era mediante una mayor proporción de deducciones, mediante los cuales podían acreditar impuestos ante el sistema tributario mediante el pago de prestaciones a sus empleados.

Desafortunadamente estas políticas ya se modificaron. Para 2014 se reducen estos estímulos, bajo la óptica de que sólo favorecían al sector empresarial y no había beneficios para la clase trabajadora.

Ahora, el gobierno pretende entregar esos beneficios a través de programas sociales directos a las personas con menores ingresos. La cuestión es que los programas asistenciales terminan por convertirse en acciones demagógicas y populistas que incentivan el clientelismo electoral.

Es cierto que debe existir un mecanismo progresivo en el cobro de los impuestos: que quienes ganen más, paguen más. Sin embargo, en una economía capitalista y liberal, como la que vivimos, es difícil aplicar acciones de economía centralizada, con altos impuestos que castigan la actividad de los particulares y desmotivan la inversión.

El efecto económico que convierte al estado en el centro de la economía, generador de empleos y satisfactores, ahoga la creatividad empresarial individual, paraliza la generación de empleos, trae parálisis y recesión.

EN EL TABLERO…La liberación de Israel Zárate es sólo uno de más casos de presuntos responsables de delitos que pudieran alcanzar la libertad por fallas en el procedimiento…Esto lo dice la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua, que ha insistido en el cumplimiento de las leyes por lo que respecta a respetar al máximo el debido proceso…Si a esta falla se agrega la ausencia de coordinación entre diversos niveles de autoridad, aún dentro de un mismo gobierno, hay severos problemas…A partir del 25 de noviembre se efectuarán conferencias en materia de contaduría, presupuesto y normas fiscales, con el fin de capacitar a los contadores públicos de cara a las reformas estructurales que el Congreso de la Unión ha autorizado…Se trata de generar conocimiento que permita planear fiscalmente de manera adecuada…No eludir la ley, sino aprovechar sus ventajas…La Semana de la Contaduría es organizada por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos de Chihuahua….

http://robertopinon.blogspot.mx/

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 18 =