martes , abril 16 2024

ALFIL

07 Noviembre 2013

Balde de agua fría

Roberto Piñon Olivas

La aparición de Agustín Carstens con su informe trimestral en relación con la inflación, confirma lo que ya se temía: hay una reducción – una vez más- de la expectativa de crecimiento a niveles de .9 a 1.2 para 2013. El dato choca con la afirmación, apenas la semana pasada, del titular de planeación económica de la Secretaria de Hacienda, Ernesto Revilla, quien sostenía el dato de un crecimiento para el país del orden de los 1.7 puntos. Nada más alejado de la realidad.

Las causas para estimar la caída en la proyección del crecimiento de la economía, las encuentra el Presidente del Banco de México en fenómenos internacionales, como la inestabilidad en los Estados Unidos y la general caída económica mundial.

De las causas internas, una que llama la atención es la baja en la inversión pública, esto es, el gasto que los gobiernos realizan de manera cotidiana, obra pública y servicios, mediante los cuales impulsan el desarrollo económico.

Pero Carstens no se queda ahí: anticipa nubarrones en la economía nacional. Le llama «riesgos a la baja para el crecimiento de la economía mexicana», y los enumera: un menor crecimiento que el anticipado para la economía estadounidense, posibles episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales, una evolución del gasto público en México menos dinámica que la anticipada, la posibilidad de que el sector de vivienda continúe siendo un obstáculo para la recuperación del sector de la construcción, y que las reformas que están en proceso de discusión en el Congreso no logren aprobarse o que resulten de un alcance menor al anticipado por los agentes económicos.

Deben rescatarse fundamentalmente los tópicos que tienen que ver con el menor gasto y con la aprobación de reformas estructurales.

Una de las principales funciones de la administración pública,  sea del nivel que sea en su ámbito específico, es la prestación de servicios, amén de la función de gendarme y orden político. Esa prestación de servicios implica, necesariamente, obra nueva o mantenimiento de la existente, para poder atender las necesidades demandantes en vías de comunicación,  hospitales, escuelas, cultura, deporte, entre otras.

De acuerdo a los expertos, durante el segundo trimestre, la inversión pública cayó 1.91 por ciento en relación con el primer trimestre. Para el tercer trimestre el efecto se habría agudizado, de acuerdo a los primeros reportes dados a conocer.

El gobierno, sobre todo el federal -administrador de la hacienda nacional- tiene que revisar el capítulo de inversión pública. Para el próximo año no tiene pretexto, los nuevos impuestos le permitirán acercar recursos y realizar una planeación adecuada.

De otra manera el crecimiento no llegara, ni con las modificaciones impositivas, al 3.2 o 4.2. De hecho banco de México ya estima el producto interno bruto dos décimas abajo de esa proyección.

Ahora, depender de las reformas estructurales, sujetas al vaivén político, para apalancar el desarrollo nacional, es sumamente riesgoso. La negociación hacendaría enviada por el ejecutivo federal sufrió modificaciones importantes. Lo mismo va a ocurrir con la reforma energética, pilar del próximo año.

Es cierto que la inflación se mantiene dentro de un dígito, es más, del orden de los 3.5 para este y el siguiente año. Sin embargo, con un crecimiento que amenaza estar por debajo de un punto, no hay noticias agradables, se anticipa un proceso recesivo, que afecte aún más el consumo y la inversión privada, pero además, con los nuevos gravámenes, se incentive el aumento de precios y con ello se amenace la estabilidad inflacionaria.

Por ello me parece que la aparición -con números reales- de Agustín Carstens, es un balde de agua fría y un «estate quieto» para el equipo del Secretario de Hacienda, que pierde piso y echa las campanas al vuelo, cuando debería asumir una posición más conservadora, dada la situación de crisis mundial y la pérdida de dinamismo de la economía nacional.

EN EL TABLERO…El municipio de Camargo esta solicitando la contratación de un préstamo en el banco nacional de obras…La solicitud ya la recibió el Congreso del Estado…Habrá que revisar el soporte ejecutivo de la solicitud y su procedencia…La Suprema Corte de Justicia de la Nación encontró que existieron violaciones a los derechos humanos de Israel Arzate, preso en Juárez, Chihuahua, como autor material, junto con otros cómplices, de la masacre en Villas de Salvarcar…Los ministros comprobaron la existencia de tortura y ordenaron su libertad…La determinación caló hondo en la Fiscalía General, porque no se tomaron en cuenta elementos que incriminaban al detenido…La decisión es una llamada de atención…

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 2 =