jueves , abril 18 2024

ALFIL

04 Noviembre 2013

Gasto que refleja profunda inequidad

Roberto Piñón Olivas

Uno de los grandes temas en México es la ausencia de equidad en la distribución del ingreso. Otros, corrupción, analfabetismo funcional, educación, salud -las personas fallecen frente a las instalaciones Médicas en Puebla, Sonora, y Oaxaca, en las últimas semanas-.

Esta falta de igualdad en la distribución de la renta provoca bajos niveles de consumo y gasto en los hogares. Esto se traduce en menor calidad de vida. Desgraciadamente, la inequidad ocurre, entre otros factores de análisis, de acuerdo al nivel de estudios y el lugar de residencia, esto es, en zona rural o urbana.

Existe una suerte de determinismo económico, sujeto a un variable candado: no existe llave, ante la negativa estructural que aplasta a un amplio sector y los condena a un estatus precario, social, cultural, económico.

Los indicadores los presenta el Instituto Nacional de Geografía y Estadística en la consulta de gasto al cierre del 2012. Los datos son reveladores: un hogar cuyo jefe de familia tiene estudios de licenciatura o posgrado tendrá un salario 3.2 veces mayor que el de una persona con primaria incompleta. La sociedad castiga la falta de estudios, irónicamente, los mismos que niega a través de la compleja estructura económica liberal.

El estudio no queda ahí: la principal diferencia en el gasto lo marca el rubro educación: paradójicamente la desigualdad se perpetua, porque la diferencia de gasto entre uno y otro encuentra pico en ella: hay una distancia de 13.3 a uno en la materia. No hay forma, entonces, de reducir la brecha: el determinismo social se acentúa y agudiza. Hay un determinismo social, aun insalvable. El mexicano que menos gasta, de no encontrar respuesta a la falta de educación, permanecerá en esos rangos.

Por supuesto el resto de los renglones del gasto confirman las grandes distancias entre unos y otros, recreación y cultura (6.9), restaurantes y hoteles (4.7), alimentos y bebidas no alcohólicas (1.6), bebidas alcohólicas (2.2), salud (2.8), comunicaciones (4.7), transporte (5.3), muebles (3), vivienda (3.2).

Los datos confirman uno de los principales hallazgos: las grandes diferencias en el gasto. Un jefe de hogar con estudios de nivel superior o posgrado accede a un gasto promedio de 246 mil pesos al año: una persona con primaria incompleta apenas borda los 76 mil, contra alguien que terminó la primaria con 106 mil y alguien con la secundaria completa, 131 mil.

Si a esto se añaden las mejores oportunidades de empleo, la brecha de ingreso-gasto se amplia: un funcionario ganara 389 mil pesos, un profesionista 231 mil, un comerciante 167 mil, y así hasta llegar a un trabajador de apoyo con 87 mil pesos de ingreso-gasto al año.

Es urgente romper con la brecha que existe entre uno y otro nivel de ingreso-gasto. Pero esto no se efectuará afectando a quienes se han esforzado y han escalado un nivel adicional social mediante la mayor preparación.

Las mayores cargas tributarias que la miscelánea fiscal pretende imponer a quienes en base a su esfuerzo han logrado mejoras en su nivel de vida, solo lograrán rebajarlos uno o dos renglones en su calidad de vida. Poco habrá de beneficiar a quienes menores ingresos obtienen.

La meta es generar mejores condiciones de educación, en busca de generar oportunidades de desarrollo. Pensar en gravar el esfuerzo cotidiano por la superación es perseguir a una clase social que persevera por elevar su nivel y calidad de vida.

El problema es que la miscelánea fiscal 2014 no lo percibe de esta manera. Y solo agudizara las diferencias entre una y otra clase social, precarizando a una clase media que se esfuerza por salir adelante.

EN EL TABLERO…La senadora Lilia Merodio suspendió, al parecer momentáneamente, sus cuentas de Facebook y Twitter, debido a las duras críticas que recibió por su voto a favor del aumento al IVA en las ciudades fronterizas, donde se encuentra su tierra natal Juárez…Es difícil para ella y el resto de legisladores originarios de la fronteriza ciudad Chihuahuense explicar su voto a favor de un impuesto que reducirá el nivel de competitividad industrial y tendrá efectos en la generación de empleos…Llegaron varias decenas de unidades para reforzar el servicio de transporte urbano alimentador del Vive Bus a Chihuahua…Esto permitirá regresar a Juárez las unidades que momentáneamente se prestaron a la capital para hacer frente al boicot que algunos concesionarios encabezaron en contra de uno de los principales proyectos de la actual administración estatal…

http://robertopinon.blogspot.mx

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 15 =