miércoles , junio 19 2024

Intromisión de AMLO en el proceso de Morena en Chiapas | Por José Luis Castillejos

26 agosto 2023

José Luis CASTILLEJOS

La situación política en Chiapas ha experimentado una serie de acontecimientos que plantean cuestionamientos sobre la integridad del proceso interno de Morena y la influencia de figuras políticas clave, en particular el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

La manipulación y el «manoseo» que se ha observado en relación a ello han generado una profunda preocupación sobre la equidad y la transparencia de la competencia de quienes aspiran a ser electos candidatos de Morena para, posteriormente, participar en los comicios del 2024.

El inicio del proceso morenista se caracterizó por la participación de Zoé Robledo, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien inicialmente parecía estar involucrado en el proceso. Sin embargo, su retirada posterior dejó en entredicho su papel y dejó espacio para especulaciones sobre los motivos detrás de esta decisión. Esta incertidumbre inicial ya estaba sembrando semillas de desconfianza en el proceso.

El giro más notable llegó con el destape, por parte de Zoé y con autorización de AMLO de Manuela Obrador, familiar del presidente, como aspirante a la gubernatura de Chiapas. La falta de reconocimiento y vínculos de Manuela con las comunidades de diversas partes de la geografía chiapaneca ha desatado críticas sobre su idoneidad para representar genuinamente los intereses de la población chiapaneca. La percepción de que su nominación responde más a la conveniencia política que a la autenticidad de su representación amenaza con erosionar la confianza de los ciudadanos en el proceso electoral.

La actitud del gobernador Rutilio Escandón, al distanciarse de una reunión en apoyo a Manuela Obrador y en su lugar emprender una gira por la costa chiapaneca, subraya que no quiere meter mano en el tema chiapaneco. Este gesto simboliza el surgimiento de facciones y desacuerdos internos que pueden poner en riesgo la unidad del partido en momentos clave.

La intervención directa del presidente López Obrador en el proceso electoral de Chiapas no solo ha generado una reacción negativa en términos de equidad y transparencia, sino que también plantea desafíos para la cohesión interna de Morena. La fractura potencial en el partido, provocada por la intromisión de AMLO, amenaza con debilitar su posición y su capacidad de acción en el futuro.

En medio de este escenario, la presencia de otros candidatos como Sasil de León, Rosy Urbina y Eduardo Ramírez Aguilar ha sido dejado de lado, por parte de AMLO, que instruyó a Zoé Robledo para destapar a Manuela Obrador a fin de que todo quede en familia. Esta desigualdad puede perjudicar la posibilidad de una competencia equitativa y plural.

Es necesario asegurar un proceso electoral genuino y respetuoso con los principios democráticos por lo que resulta esencial que se garantice la igualdad de oportunidades para todos los candidatos y se evite la percepción de manipulación política. La transparencia y el respeto a los electores y aspirantes deben ser pilares fundamentales en cualquier sistema democrático.

#joseluiscastillejos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 4 =