viernes , agosto 23 2019
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / PALESTRA

PALESTRA

29 Abril 2014

Rodrigo Ramón Aquino

En qué se mete, Mayor de la Mata

¿Se acuerda usted del mayor Rogelio Hernández de la Mata, aquel que fuera secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Juan Sabines Guerrero? Para mayores señas se parece mucho a Mario Bros, el clásico personaje de consolas de videojuegos. También puede recordarlo por las suertes equinas que le gustaba presumir en los desfiles del 20 de noviembre. ¿Ya? Pues ese mero.

Pues bien, resulta que al concluir su encargo en Chiapas, el militar retirado viajó a Puerto Vallarta, Jalisco, para hacerse cargo de la comisaría municipal. Todo iba a pedir de boca, pero el pasado 23 de diciembre, en los separos de la localidad, un interno le sacó los ojos a otro, motivo por el que hace unos días (10 de abril), la Comisión de Derechos Humanos de Jalisco emitió la recomendación 11 de este año, dirigida al ayuntamiento de Puerto Vallarta para que inicie un procedimiento administrativo contra De la Mata.

La queja que derivó en la recomendación fue presentada el mismo día de la agresión al muchacho. La versión construida por la CEDH fue que el agresor se encontraba detenido por robo a casa habitación y relató a las autoridades que había fumado antes mariguana y consumido anfetaminas.

Según el atacante había pateado en la cara al otro preso, que lo había tratado de asfixiar y que finalmente le había sacado los ojos. Se justificó diciendo que estaba drogado y que el otro muchacho, de 25 años de edad, era homosexual y lo había hostigado sexualmente en la celda cuando el reloj pasaba de las nueve de la noche de ese día.

Al investigar, los policías que cuidaban en esa ocasión los separos dijeron a la CEDHJ que cuando uno de ellos se dio cuenta del hecho avisó a su compañero, éste le informó al médico de guardia y fue hasta entonces que se decidieron a separar al agresor de la víctima.

Al primero lo pusieron en otra celda y ahí éste se lavó las manos en la taza del baño, con lo que logró desaparecer evidencias. El dictamen médico que entregó el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses a Derechos Humanos, indicó que la lesión fue irreversible. El joven no podrá volver a ver.

En los separos de Puerto Vallarta, la CEDHJ constató que las celdas carecían de iluminación, que el sistema de videocámaras tenía cuatro meses sin funcionar y que los policías no hicieron rondines de vigilancia y que tampoco poseían radios transmisores.

El asunto no valdría recordarlo salvo por las declaraciones del propio De la Mata, calificadas por la prensa local como cínicas y burlonas.

“El titular de la Comisaría, Rogelio Hernández de la Mata, dijo estar enterado de la agresión que se suscitó, pero no supo de qué manera ocurrieron los hechos. Pretendió justificar la falta de cámaras con una supuesta recomendación de la CNDH, para no transgredir la intimidad de las personas, lo cual resultó falso”, detalló el presidente del organismo defensor, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián.

La investigación concluyó que Hernández de la Mata, los policías, los médicos, un técnico y un asesor administrativo de los separos municipales, violaron los derechos humanos a la legalidad y seguridad jurídica, integridad física y seguridad personal del joven agredido.

Finalmente la CEDHJ le pide al alcalde Ramón Demetrio Guerrero Martínez que inicie un procedimiento administrativo contra tales funcionarios, que repare los daños a las víctimas conforme a la Ley General de Víctimas, que otorgue atención médica y psicológica a los afectados, que suministre de materiales y medicamentos a las áreas médicas de las celdas y que diseñe y opere una campaña de tolerancia hacia la diversidad sexual.

Contacto:

roraquiar@hotmail.com

9611395592

PIN: 7B613225

Twitter: @roraquiar

 

 

 

 

Chécalo

DE NORTE A SUR

17 Agosto 2019 ABIGAIL CORREA CISNEROS EL DILEMA DE LA POBREZA EN EL CAMPO Líderes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *