lunes , septiembre 16 2019
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / LETRAS DESNUDAS

LETRAS DESNUDAS

08 junio 2019

MARIO CABALLERO

LA SECTA DE LA DEPRAVACIÓN

Todo comenzó en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, el 6 de abril de 1926. Un hombre que había nacido en un pueblo pobre de Jalisco y que había tomado las armas en tiempos de la revolución, confesó que Dios le dijo “tu nombre será Aarón, lo haré notorio por todo el mundo y será bendición”. Ese día nació la iglesia La Luz del Mundo.

Ese hombre era Eusebio Joaquín González, quien comenzó la tarea de llevar el mensaje de Jesucristo “restaurando la doctrina, normas, principios y oficios consagrados de la primitiva iglesia cristiana espiritual”. En otras palabras, el también conocido como hermano Aarón, por voluntad del Todopoderoso, ganó cientos de fieles divulgando la salvación de Cristo y censurando a toda religión que no fuera la suya. Un mensaje de paz impuesto con látigo.

Eusebio Joaquín siempre tuvo la ambición de ser un guía espiritual. Cosa que puede constatarse cuando en 1925 abandonó la religión que le enseñaron sus padres y se hizo miembro de una secta pentecostal en la ciudad de Torreón que era dirigida por Carmen Valenzuela. Se bautizó en ella y adoptó el nombre de Abraham, que en lengua hebrea significa “padre de multitudes”.

Poco tiempo después se separó de los pentecostales al no poder erigirse como su líder. Salió peleado de la iglesia y decidió formar su propia religión. Fue en ese preciso momento en que aseguró que Dios le había hablado durante una madrugada y que lo nombró su profeta.

El hermano Aarón no tuvo mucho éxito en un principio. No lograba convencer a nadie de su visión divina. Así que inició su peregrinar hasta que logró establecerse en Guadalajara. Sus primeros adeptos fueron gente humilde y analfabeta. De acuerdo con la historia, no hay en el mundo mejor sector de la población que ese para implantar dogmas, manipular, engañar y utilizar. La fe ha sido desde tiempos inmemoriales la más productiva de las carnadas para hacerse de una buena pesca. Por eso Karl Marx decía que “la religión es el opio del pueblo”.

Eusebio Joaquín trabajó mucho en afianzar su nueva doctrina, y para 1943 ya tenía 457 personas en sus manos. Murió el 9 de junio de 1964 y su posición de liderazgo fue asumida por su hijo Samuel Joaquín Flores, quien con un espíritu empresarial extraordinario construyó un templo que es una mezcla del Taj Mahal y el castillo de Disneylandia y consiguió expandir la secta hasta el extranjero.

LA LUZ Y LAS TINIEBLAS

Desde siempre he tenido como principio que cuando alguien en estos tiempos se dice designado directamente por Dios –cualquier dios- es de temer. La historia contemporánea de la humanidad tiene suficientes ejemplos de cómo esas cosas nunca tienden a terminar bien. Y si el fundador de La Luz del Mundo se hacía llamar “Héroe”, “Libertador” o “Siervo de Dios”, su hijo Samuel llevó los títulos hasta el delirio. Él se proclamaba “Elegido antes de nacer”, “Ungido de Dios”, “Enviado de Dios”, “Siervo de Jesucristo”, “Apóstol” y “Máximo guía espiritual”.

Desde su fundación, La Luz del Mundo eligió estar del lado del poder. Adoptó el lenguaje y hasta la ideología del partido que nos gobernó por más de 70 años, el PRI. Pues cuando el expresidente Plutarco Elías Calles fracasó en su deseo de fundar una Iglesia Apostólica Mexicana a través del llamado Patriarca Pérez, el hermano Aarón tomó su lugar y recogió totalmente los lineamientos del gobierno mexicano. De ahí se dice que viene buena parte de la fortuna de “la familia apostólica” que tiene casi cien años dominando esa religión.

De hecho, los terrenos donde fue construida la sede en Guadalajara y que llamaron “Hermosa Provincia, Gozo de toda la tierra”, fueron donados por el gobierno local de ese entonces, que era priista. Y por años los adeptos han dicho que los líderes les ordenan votar por el PRI, quienes intercambian votos por privilegios. Por eso no fue extraño que la colonia donde se asentaron de pronto comenzó a ser de las más prósperas de la ciudad cuando antes era una zona de miseria.

Por otro lado, Samuel perteneció a la masonería del Rito Oriental Mexicano y por largos años transmitió a sus fieles todo el odio que la masonería le profesa a la Iglesia Católica. Tan es así que los ministros de La Luz del Mundo atacan a las demás religiones utilizando los mismos argumentos que los más jacobinos de los masones incrustados en el gobierno.

Pero que Joaquín Flores haya sido masón, haya recibido dinero de los gobiernos priistas o le haya ido al América, es lo de menos. Lo peor es que dirigiendo una religión que lleva la virtud en el nombre, estuvo implicado en casos de pederastia y violaciones sexuales. Incluso su padre, en los años 40, fue acusado de abuso sexual.

En 1997, el periodista Ricardo Rocha presentó dos programas en Televisa en los que denunció que fieles de LLDM eran víctimas de abuso sexual. Para ello mostró los testimonios de mujeres que habían sido abusadas por el Apóstol Samuel. Uno de los presentes, un tal Fernando Flores, dijo: “había renunciado a la Iglesia debido a las versiones que había recibido sobre abusos sexuales a mis alumnas por parte de Samuel Joaquín”. Esta persona era subdirector de la secundaria y director de la primaria Benito Juárez, en Hermosa Provincia, y, entre otros cargos, también fungió como brazo político de LLDM, quien estuvo afiliado a la CNOP, del PRI.

Flores dijo que una vez se le acercó Haidé Avelar Padilla, una de Las Vestales (grupo formado por una veintena de mujeres entre las que se encontraban ex amantes de Eusebio Joaquín, el fundador, hasta muchachas que fueron “ofrendadas” a Samuel Joaquín), y le preguntó: “Fernando, si te pidieran que te acostaras con el Apóstol, ¿aceptarías?”.

También contó que en otra ocasión lo mandó a llamar el Siervo de Dios, que se encontraba en el balcón de La Casa Real, donde un coro de muchachitos le cantaba himnos en torno suyo, y cuando lo vio le gritó: “¡Fernando, ve y provoca a los jóvenes a que se entreguen a mí! ¡Anda!”.

Luego, en el programa, fue relatando que detrás de la falsa santidad del Apóstol había fiestas privadas, menores violadas, historias de abortos, filmación de actos sexuales y que a los que les iba peor eran los niños. Tuvo el valor de confesar que su esposa, mujer que Samuel Joaquín le había dado en un matrimonio arreglado y que el mismo Fernando Flores conoció hasta el día de su casamiento, fue víctima de la lascivia de “El Rey”.

Además de él, varias mujeres ex miembros de LLDM relataron las distintas formas de abuso sexual del líder, quien contaba con la complicidad de un grupo de mujeres y hombres que configuraban una especie de cúpula organizativa.

EL ESCÁNDALO DE NAASÓN

Se dice que en LLDM la virginidad se considera un regalo para el Apóstol. Que las mujeres no pueden tener protagonismo en la organización, deben cubrirse la cabeza, usar faldas hasta los tobillos, no pueden usar maquillaje ni joyería, y los hombres tienen que imitar el estilo de vestirse y peinarse del “Elegido antes de nacer”. Además, la Iglesia ordena a sus fieles qué programas de TV y qué películas pueden ver, qué radio escuchar y qué periódicos leer.

Samuel Joaquín murió en 2014 y fue sustituido por su hijo Naasón Joaquín García, a quien las autoridades estadunidenses detuvieron el 3 de junio de 2019 por acusaciones de violación de menores, explotación sexual y pornografía infantil.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, aseguró que tiene las más sólidas pruebas contra Naasón, y reveló que éste tuvo un patrón de conducta durante los últimos cinco años en los que las mujeres imputadas junto a él le proveían de víctimas para sus apetitos sexuales. Dijo, que el Apóstol recibió pornografía infantil de tres de las víctimas y participó en violaciones y tocamientos. Las víctimas, todas mujeres, denunciaron que fueron coaccionadas bajo la idea de que estos actos eran la voluntad de Dios y que ir en contra del Apóstol era ir en contra de Dios. De las cuatro abusadas, tres son menores.

Esa es la historia de tres generaciones de líderes espirituales que fundaron su propia religión alegando tener la verdadera fe, con ritos extraños que provocan un fanatismo irracional, tanto que al momento de la detención de Naasón se pusieron a orar en los miles de templos de LLDM que hay por todo el orbe y hasta consideraron aportar para el pago de la fianza del amado líder, a quien creen inocente.

Se piensa que detrás de las cuatro denunciantes hay muchas víctimas más. La pregunta es ¿se revelarán contra “El Apóstol”? ¡Chao!

yomariocaballero@gmail.com

 

Chécalo

FACETAS DE MÉXICO

10 septiembre 2019 Pascacio Taboada Cortina RETO PARA EL FUTURO DE LA HUMANIDAD: APROVECHAR RACIONALMENTE EL …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *