lunes , junio 1 2020
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / LETRAS DESNUDAS

LETRAS DESNUDAS

19 Enero 2018

MARIO CABALLERO

SABINES Y SU REGRESO AL PODER

Se cierne en los cielos de Chiapas una tormenta perfecta. Nubes negras sobre las elecciones de 2018.

Las cosas se ponen cada vez peores. No basta el desprestigio de los partidos políticos y los escándalos de corrupción que incriminan a la clase gobernante para agudizar el descontento de la sociedad que día a día pierde más el interés en la política. Pues al proceso electoral de Chiapas se asoma el fantasma de la imposición y el resurgimiento de los infames mandatarios de ayer que planean su regreso al poder.

Desde hace varios meses hay testimonios de que un grupo de ex gobernadores está metiendo las manos en la sucesión del gobierno del estado. Hacen reuniones secretas en lugares apartados, convocan a los dirigentes de partido, intervienen en las decisiones de las candidaturas, platican con los aspirantes a la gubernatura o, en su defecto, con quienes representan los intereses de éstos.

Están soltando millones de pesos para financiar las futuras campañas electorales. Es dinero sucio con el que compran voluntades, con el que pagan para que otros se dediquen a amedrentar a sus adversarios y con el que pactan no solamente seguir viviendo en la comodidad y los excesos, sino fuera de la ley. Así lo ha hecho durante muchos años el ex gobernador Jorge de la Vega Domínguez, que regresa a Chiapas sólo cuando hay elecciones. Ofrece su influencia con el poder, conviene prebendas políticas con los posibles triunfadores y vuelve a su confort de siempre en la Ciudad de México.

A todas luces, lo que ahora se está viviendo en el estado es un negocio redondo para quienes sueñan con ser gobernador de Chiapas y para los que necesitan protección, cuotas de poder e impunidad, como Juan Sabines Guerrero al que tal vez no le importe tanto seguir acumulando riqueza porque dinero tiene mucho de lo que le robó a los chiapanecos, pero sí le urge tener una póliza de seguridad que lo libre de ser alcanzado por la justicia.

JUAN SABINES

Entre otras cosas, el ex gobernador Juan Sabines Guerrero es acusado de estar impulsando las candidaturas de ciertos políticos, de querer meter a sus colaboradores en los distintos partidos con la promesa de que los financiará en las elecciones y, lo peor del caso, de estar detrás de los atentados, persecuciones y campañas de desprestigio en contra de varios personajes que resultan ser una amenaza para sus objetivos y su libertad.

  1. Impulsar proyectos políticos ha sido siempre su fascinación. Zoé Robledo Aburto es una de sus creaciones. Cuando el ex gobernador Eduardo Robledo Rincón, padre de Zoé, fue obligado a renunciar a la gubernatura de Chiapas y como consolación lo nombraron Embajador de México en Argentina, el ahora senador estaba condenado a hacer una vida alejada de la política, tal vez en los medios de comunicación o en la academia y probablemente le hubiera ido mejor.

Por complacencia de Juan Sabines es que Zoé Robledo vino a Chiapas. En el último tramo de su gobierno lo hizo diputado en el Congreso local, donde asumió la mesa directiva y lanzó la iniciativa que modificó las leyes que ahora impiden que Sabines sea juzgado por sus crímenes.

Al final, en tan sólo trece días Sabines logró registrar ante el IFE la candidatura de Zoé Robledo al Senado de la República por la vía plurinominal, aun cuando el PRD estatal la había impugnado hasta en tres ocasiones. Con eso allanaba el terreno para que el todavía senador, ahora de Morena, buscara la gubernatura en 2018. Pero al no lograrlo está buscando otras alternativas.

Por eso no es extraño que en este momento esté operando para que algunos de los aspirantes del PRI y el Verde Ecologista obtengan la candidatura, pues éstos son los que más le convienen en la transmisión del poder. ¿Por qué? Porque en primera instancia son los dos partidos que le han permitido disfrutar la riqueza mal habida, libertad y un cargo diplomático. Triste, pero cierto.

  1. Lourdes López Moreno y Juan Carlos López Fernández son dos aves de tempestades. En el tiempo del sabinato fueron dos de los mejores alfiles de Juan Sabines.

López Moreno estuvo bajo sospecha de haber tenido nexos para conseguir apoyos económicos con organizaciones criminales que controlaban la zona de Palenque y Tabasco. Dicen que así fue como ganó la diputación federal con cabecera en el municipio de Palenque. Ni siquiera hizo campaña pues siempre disfrutó de la protección del gobernador Sabines, quien desoyó las acusaciones de corrupción, abuso de autoridad y maltrato laboral en la Secretaría del Medio Ambiente que tituló la ex diputada. Graves fueron las acusaciones en su contra por los daños a nuestros recursos naturales.

No hay manera de desmentir la complicidad de López Fernández en el saqueo del sexenio pasado. Fue el comodín de Juan Sabines que se enriqueció con los jugosos negocios que hizo como representante del gobierno estatal en la Ciudad de México, en la entonces Coordinación de Comunicación Social, como diputado local, diputado federal y en el Instituto de Población y Ciudades Rurales, que nada más sirvió para la rapiña.

Por la complicidad que siempre ha tenido con ellos y la facilidad de éstos para maniobrar políticamente, es que Sabines planea meterlos con calzador en el partido Morena. En el caso de que no tenga suerte imponiendo un candidato a modo en el PRI o en el PVEM su otra salida sería inyectar varios millones de pesos a la candidatura morenista, o bien, pactar de forma directa con Andrés Manuel López Obrador.

  1. José Antonio Aguilar Bodegas fue su adversario en las elecciones de 2006. De no haber sido por medio de una alianza con Pablo Salazar Mendiguchía nunca hubiera podido ganarle al ex priista, aunque sea por esa mínima diferencia de votos que lo convirtió en gobernador de Chiapas por el periodo 2006-2012. Se dice que el día de las elecciones, el ex fiscal de hierro, Mariano Herrán Salvatti, fue visto hurtando urnas del Instituto Estatal y Participación Ciudadana (IEPC) y reponerlas con otras llenas de votos a favor de Juan Sabines.

Después de haber sido su oponente electoral, Aguilar Bodegas se transformó en su mayor crítico. Revelaba el autoritarismo, contradecía la falsedad de los informes oficiales, condenaba el mal manejo de los recursos públicos, exhibía a los funcionarios corruptos y habló en su momento del exagerado endeudamiento del estado. Eso le costó el exilio y tener una ficha roja en la Interpol, obvio por órdenes de Juan Sabines que le inventó una serie de delitos inexistentes.

Ahora que Josean, como le dicen, es de nueva cuenta un fuerte aspirante al gobierno del estado, Sabines Guerrero lo está acosando. Se rumora que el ex gobernador ha soltado mucho dinero a los partidos, especialmente el PRI, para destruir el proyecto de Aguilar Bodegas. Asimismo a varios periodistas, medios de comunicación, grupos de redes sociales, entre otros, para enderezarle al hoy precandidato perredista una campaña mediática para desprestigiarlo.

Por otro lado, Sabines cuenta con el apoyo de César Espinosa Morales, dirigente estatal del PRD, y de la hermana de éste, Olga Luz Espinosa, para hacer que el PRD impida la candidatura de Aguilar Bodegas. Él los hizo, los enriqueció y ha llegado el momento de cobrarles la factura.

Empero, en ese juego de dar golpes bajos, Josean no es el único pero sí el más importante en los planes de Juan Sabines. Porque en el caso de que éste llegue a la gubernatura, significará el fin de su despreciable reinado de impunidad.

  1. Juan José Sabines Guerrero no sólo fue un mal gobernante, sino además un político corrupto que envileció las instituciones. Pero no fue un ladrón cualquiera. Antes de abandonar el estado se encargó de beneficiar a todos los partidos políticos con dinero salido de las arcas de Chiapas.

Nadie fue excluido en el reparto. Se dice que el dirigente del PAN, Carlos Palomeque Archila, cobraba en Palacio de Gobierno una mensualidad de ciento cincuenta mil pesos. Todos los dirigentes perredistas fueron imposiciones de Sabines, que terminaron por ser los nuevos ricos de Chiapas. Arely Madrid Tovilla recibió como pago la presidencia estatal del PRI, ya que ella fue una de las mejores operadoras durante la campaña electoral a pesar de que Sabines era candidato del PRD.

CONCLUSIÓN

Así es como pretende Juan Sabines Guerrero regresar al poder. La tormenta perfecta que se cierne sobre Chiapas será provocada por él, que tiene las mismas ganas de volver por sus fueros como jamás ser puesto bajo prisión. ¡Chao!

@_MarioCaballero

Chécalo

AGENDA FRONTERIZA

HUMBERTO GUTIÉRREZ Jueves Mayo 28 2020 PACTO FISCAL A REVISIÓN, PERO AÚN NO… Y ACONSEJA AMLO Estudio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *