sábado , agosto 24 2019
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / ARTÍCULO ÚNICO

ARTÍCULO ÚNICO

23 abril 2019

Angel Mario Ksheratto

Pasado culpable

Las promesas de justicia y el intento por culpar al “fruto podrido”, no pueden —ni podrán— borrar el horror del México que conforme pasan los días, las horas, los minutos y los segundos, regresa a la realidad, afianzada en el pasado que, a pesar de las promesas de campaña, nunca ha estado bajo la amenaza de alejarse del país. Ese “pasado”, sigue robusto y prepotente.

La impunidad y la corrupción, bases del resto de males que tienen a toda la nación sometida, siguen campantes; siguen siendo el sustento de la inseguridad y la violencia. El “vamos a acabar con la impunidad y la corrupción para garantizar la seguridad”, es a todas luces, una frase que se desmorona cada vez que se pronuncia y desmoraliza a cada ciudadano que la escucha.

La sola presencia de agentes de la corrupción y la impunidad del odiado pasado en el gabinete, confirma que la transformación ofrecida, solo fue la carnada para alcanzar el poder.

Mientras el presidente López, diserta vehementemente contra tales cánceres, sus subordinados regresan todos los bienes incautados a la persona que por sexenios, despojó al sindicato magisterial más grande de América Latina: Elba Esther Gordillo. El vergonzante emblema de la corrupción, el cinismo, los excesos y frivolidades, es —además de millonaria a costa de cuotas sindicales, venta de plazas y beneficiaria de chantajes políticos y extorsiones—, intocable y empoderada en el régimen que prometió limpiar al país de corruptos.

Triste destino del México engañado, del ciudadano utilizado. Triste final de miles de mexicanos masacrados por hordas que burlan a todo el sistema de justicia y dejan en ridículo a políticos tradicionalistas, que también se niegan a dejar sus privilegios.

Apenas unas horas después de la masacre en una fiesta familiar en Minatitlán, Veracruz, las redes sociales se saturaron con el video del asesinato de dos mujeres en Tabasco; sobresalieron las imágenes de un bebé (de meses de edad), con un impacto de bala en el pecho, tirado sobre el asfalto. A un lado, otro menor de edad (de no más de 10 años), herido gravemente a balazos; las dos mujeres, inertes dentro del vehículo en que se conducían.

“Pelea entre bandos del narcotráfico”, se apresuran las autoridades a explicar ante la creciente presión social. Con razón o sin ésta, la dilucidación oficial, no es suficiente. No es del todo creíble y sí en cambio, ahonda la desconfianza en las instituciones que no han podido garantizar la paz y la seguridad de la ciudadanía.

Nadie niega que los gobernantes del pasado, son absolutamente responsables del país que hereda la actual administración; pero ésta a su vez, debe ahora, responsabilizarse de sus actos. Cuando el presidente López fue opositor, no dudo en culpar a sus predecesores de los miles de muertos. Y tuvo toda la razón. Razonable es entonces, que asuma el costo político y social de lo que en su gobierno ocurra y admita que ahora, ¡el presidente es él!

Culpar al pasado, es admitir flaqueza en su autoridad moral; es reconocer, tácitamente, que sus antecesores, siguen teniendo el control y el mando del país y que él, solo es una pieza inútil en el tablero manejado por sus pretendidos archienemigos políticos.

Por otro lado, si “los del pasado” son responsables de la violencia, la corrupción y la impunidad, castigo ejemplar debe haber para ellos. Someterlos al escarnio público sin la correcta aplicación de la ley y la justicia, es burlarse del pueblo. Es traicionarlo. Es mentirle. Y es convertirse en cómplice de los acusados.

El presidente López, debe saber que ya es presidente. Que sus obligaciones constitucionales, van más allá del discurso mesiánico y la perorata romántica. Su responsabilidad, no solo es dar clases de moral todos los días, ni es convertir a los medios en púlpito. Su responsabilidad, es construir su propia historia como presidente, pero más, construir el país que pintó a sus seguidores.

No decepcione a ellos, que no son pocos. Son 33 millones de 119 o 120 millones de mexicanos.

Transitorio

¿Qué alegres cuentas presentará la secretaría de Turismo tras el periodo vacacional? Sin duda, serán de regocijo, aunque los del ramo, tienen sus propios números. Los reales, pues. Las cifras que la titular de la dependencia presente, verán que rebasarán, por mucho, a las de Dubái.

http://ksheratto.blogspot.com

 

Chécalo

DE NORTE A SUR

17 Agosto 2019 ABIGAIL CORREA CISNEROS EL DILEMA DE LA POBREZA EN EL CAMPO Líderes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *