lunes , diciembre 10 2018
Director: José Juan Mendoza Hernández
Inicio / Columnas / LETRAS DESNUDAS

LETRAS DESNUDAS

16 octubre 2018

MARIO CABALLERO

NAVOR: UN SABINISTA EN LA OPULENCIA

No es lo mismo llegar a tu casa y encontrarla saqueada, que conocer quién te robó, cómo le hizo y con ayuda de quién, porque sabiéndolo se vuelve más insensata la resignación y no dan ganas de llorar, sino de vapulear a los criminales.

Esa sensación fue la que despertó la investigación periodística del medio Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, que tras revisar la Cuenta Pública de 2013 y 2014 descubrieron que el gobierno de Peña Nieto desvió recursos a través de 11 dependencias federales, en la que estuvieron involucradas 8 universidades del Estado de México, Morelos, Tabasco y Campeche.

Pero investigaciones posteriores revelaron que el fraude conocido como La estafa maestra no se limitó sólo a esos años y que además hubo otras entidades e institutos educativos participantes. Y, para nuestra sorpresa, la Universidad Politécnica de Chiapas (UPCH) fue uno de ellos.

La Universidad Politécnica fue fundada el 1 de diciembre de 2004 mediante un decreto que estipula que es un organismo descentralizado de la Administración Pública del Estado de Chiapas. Nació teniendo buenos resultados durante su primera gestión y fue destacable que un buen porcentaje de su plantilla docente fueran miembros del Sistema Nacional de Investigadores. Pero desde que Navor Francisco Ballinas Morales llegó a la rectoría, ese instituto destaca por sus escándalos de corrupción.

EL RECTOR

Ballinas Morales es originario del municipio de Teopisca, Chiapas. Tiene 40 años de edad y es ingeniero en Sistemas Computacionales por el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez. Asimismo, estudió una maestría en Tecnologías en Informática.y se le considera el creador de las líneas de investigación que derivaron en el programa “Taxista Vigilante”. Quienes lo conocen o han trabajado con él dicen que es un experto en el manejo de redes, un nerd audaz y ambicioso: un hacker propiamente dicho.

Sin embargo, su nombramiento como rector de la Universidad Politécnica no fue por méritos profesionales o su experiencia en la administración pública, sino fue el pago a su complicidad, a su secrecía, a su talento dispuesto a satisfacer los caprichos del poder.

En el gobierno de Juan Sabines Guerrero contó con el padrinazgo político de Mauricio Perkins Cardoso, mano derecha del exgobernador que fue señalado de crear una fina red de corrupción que llegó a controlar el Poder Judicial, el Congreso del Estado y muchos municipios. Fue él quien lo recomendó para que ocupara puestos importantes en diferentes dependencias.

De 2007 a 2011, Navor Ballinas ocupó cargos como el de director de Innovación y Desarrollo Tecnológico, luego fue nombrado subsecretario de Desarrollo Administrativo y Tecnológico en la Secretaría de Administración. Por sus “buenos resultados”, posteriormente lo designaron subsecretario en la Secretaría de la Función Pública. Después fue representante del Gobierno de Chiapas para el proyecto Redes Estatales para la Educación, Salud y Gobierno, y coordinador de la Agenda Digital del Estado ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

No hay que olvidar que también fue representante del presidente de la Comisión Intersecretarial de Tecnologías de Información y Comunicaciones del Poder Ejecutivo; líder del proyecto de desarrollo de conectividad de la primera Ciudad Rural Sustentable Nuevo Juan del Grijalva; diseñador de la Firma Electrónica Avanzada implementada por el Gobierno del Estado y pieza fundamental en la creación del Data Center que funciona en el edificio administrativo de la Torre Chiapas.

Con eso es suficiente para saber que Navor Ballinas es otro sabinista que pudo estar involucrado en el saqueo más importante en la historia reciente de Chiapas. Pero, fundamentalmente, para sospechar que el grave señalamiento que hay en su contra y que enunciaré enseguida, es cierto.

Se dice que Sabines Guerrero aprovechó sus dotes de especialista en informática para desarrollar un programa de espionaje. Por eso lo mandó a la Dirección de Innovación y Desarrollo Tecnológico, donde el rector Ballinas Morales creó una red en la que funcionarios locales, alcaldes, empresarios, dirigentes de partidos políticos y hasta líderes sindicales y sociales fueron observados. Esa tarea fue completada por el Instituto de Comunicación Social, dependencia que organizaba las campañas de difamación en contra de los opositores al sabinismo.

Por eso no fue extraño que detrás de esa ilegal actividad muchos políticos fueran perseguidos y que varios directores de portales informativos fueran puestos en prisión. Como Héctor Bautista que fue encarcelado después de dar a conocer el crecimiento desmedido de la deuda pública del estado.

CORRUPCIÓN Y OTROS DELITOS

A pesar de su mala reputación, Juan Sabines Guerrero impuso a Navor Ballinas en la rectoría de la Universidad Politécnica de Chiapas. No era el más idóneo para el puesto, pero sí para el torvo exgobernador que lo consideraba una persona leal y capaz que recibía esa distinción como pago a sus favores.

Actualmente, la Upch no tiene prestigio. El nivel académico está por los suelos. Los estudiantes acusan a la administración, entre otras cosas, de retardar la entrega de los títulos profesionales por más de año y medio y de cobrar hasta más de 7 mil pesos en los procesos de titulación.

Por otro lado, dicen que por órdenes del rector no se permite conformar un Consejo Estudiantil y que en los convivios del personal administrativo se rifan aparatos electrónicos costosos cuando la biblioteca no cuenta con libros especializados y el equipo de cómputo al servicio de los estudiantes no está en buen estado.

No es todo. Hay rumores que de que en las instalaciones de dicha Universidad tiene equipos y sistemas montados para seguir realizando actividades ilegales de espionaje al servicio del Cónsul de Orlando.

Para empeorar el asunto, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) acusó a la Universidad Politécnica de desviar 400 millones de pesos a través del mismo esquema revelado por la “Estafa maestra”, que consiste en la transferencia de recursos a las universidades que a su vez subcontratan a otras empresas (inexistentes) para realizar el trabajo por el que supuestamente fueron contratadas. Esa práctica permite evadir las licitaciones públicas y simular los servicios y las adquisiciones.

La cosa está así: según informes de la ASF, la Upch recibió de SEDESOL 200 millones de pesos bajo el convenio 710.33901.13/2015, con vigencia del 14 de abril al 31 de diciembre de 2015. Luego obtuvo otros 200 millones con el convenio número 710.33901.14/2015, destinados para las actividades del 6 de mayo al 31 de diciembre de 2015.

Ese dinero que se supone se ejerció en 2016 era para que la Politécnica realizara tareas de monitoreo de comedores comunitarios del Estado de México. Sin embargo, Navor Ballinas no convocó a los docentes ni a los investigadores universitarios para hacer el trabajo, sino contrató a otras empresas a las que les pagó 278.4 millones de pesos.

De acuerdo con la investigación de la Auditoría Superior esas empresas no existen, y del total de los recursos falta por comprobar el uso de 121 millones 600 mil pesos, que supone un claro fraude al erario de los mexicanos.

Desde luego, Sedesol niega haber firmado convenios con la Upch, pero la Auditoría Superior afirma que tiene pruebas documentales de la transferencia de los 400 millones de pesos al instituto dirigido por Navor Ballinas Morales.

Aparte, sucede que Rosario Robles, entonces titular de Sedesol y ahora de Sedatu, contrató despachos que sirvieron de intermediarios entre las dependencias de gobierno y las universidades con el fin de que estos se encargaran de inventar los expedientes con los que se trataría de engañar a los auditores. Esos expedientes estarían armados desde el contrato con la universidad y la empresa fantasma, los pagos y simulación de las obras o compras.

Almeva, S.A. de C.V., dirigido por Alejandro Ortiz Monasterio, fue el bufete que firmó el convenio con Ballinas Morales por proyectos productivos que nunca se hicieron pero que sí se pagaron.

LA PREGUNTA DEL MILLÓN

Sólo así se entiende de dónde tiene Navor Ballinas tanto dinero como para celebrarle el cumpleaños a uno de sus hijos en el Estadio Víctor Manuel Reyna.

Pero la pregunta no es si algún día irá a parar a la cárcel por sus delitos, pues es claro que alguien lo protege, sino ¿cuánto dinero ganó en la Estafa maestra para darse esos “gustitos”? ¡Chao!

@_MarioCaballero

 

Chécalo

ARTÍCULO ÚNICO

03 diciembre 2018 Angel Mario Ksheratto MVC, al amparo presidencial No es necesario analizar con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *