jueves , noviembre 23 2017
Inicio / Opinión / ESPAÑA: UNA MADRE ESPAÑOLA EJEMPLAR

ESPAÑA: UNA MADRE ESPAÑOLA EJEMPLAR

Roberto Grao Gracia*./Foro Independiente de Opinión**

ZARAGOZA, España, 27 de Octubre de 2017.- Allá por los años sesenta del pasado siglo XX trabé una gran amistad con una buena persona, hombre casado y padre de 7 hijos con quien llegué a tener una buena relación afectiva. A través de las conversaciones que manteníamos con frecuencia por aquellos años, supe que sufría las consecuencias de lo que por entonces empezó a producirse en muchas familias españolas y en general en el mundo occidental civilizado tradicionalmente cristiano.

En efecto, terminada la II Guerra europea y mundial, las sociedades europeas y las familias en particular, recuperaron poco a poco la conciencia cristiana que había forjado el cristianismo durante varios siglos. A ello contribuyeron unos cuantos líderes europeos como Adenauer, De Gasperi, Schumann y Spaak, que con su mentalidad de renovación religiosa, impulsaron la unión de los países europeos, con objeto de que no se volvieran a repetir las constantes guerras habidas entre ellos a lo largo de la Historia de Europa.

Primero fue la Comunidad del Carbón y de Acero CCA entre Francia y Alemania, después lo que se llamó el Mercado Común MEC con la incorporación de Italia, Bélgica y Holanda; luego vino el Tratado de Roma de 1950 al que se unió también el Reino Unido bajo la hegemonía de Inglaterra. Más tarde hubo otros Tratados en Maastricht, Lisboa, Schengen, Niza, etc, en que se llegaron a configurar las características de lo que hoy conocemos como la Unión Europea UE.

Pese a todas estas buenas intenciones de paz, solidaridad y desarrollo económico, fue creciendo también entre la juventud la rebelión que culminó con las revueltas estudiantiles de París, en mayo de 1968, con el célebre slogan: “Prohibido prohibir”. Entre otras manifestaciones, esa revolución pacífica de los estudiantes universitarios en su mayoría, la rebelión se extendió a las aulas contra los profesores, a las familias contra los padres y a la sociedad contra cualquier clase de autoridad sin mirar si estaba o no justificada esa rebelión.

Pues bien, en este contexto, mi amigo me contaba que la mayoría de sus hijos, especialmente los mayores, eran indisciplinados, desobedientes con los padres, siguiendo el ejemplo del mayor que les dirigía. Se empezó a romper en aquellos años esa autoridad de los padres que se mostraban impotentes para imponer a sus hijos una buena educación basada en el esfuerzo, el respeto y la obediencia. Los hijos comenzaban a liberarse de esa necesaria buena tutela de los padres mediante la salida por las noches de los fines de semana a divertirse ingiriendo abundantes bebidas alcohólicas, regresando a su domicilio a la mañana siguiente después de pasar en cuadrillas de chicos y chicas juntos toda la noche, bebiendo, bailando, drogándose y lo que se terciara.

Naturalmente los padres lo pasaban muy mal, sin poder dormir esas noches, esperando la llegada de los hijos e hijas ausentes. Mi amigo me contó que su esposa padecía una grave enfermedad del corazón que era incurable. Algunas noches se despertaba aquejada del corazón, que se unía a la preocupación por los hijos mayores que estaban pasando la noche fuera de su casa y le pedía a su marido que la llevase al hospital a urgencias, sintiendo que peligraba gravemente su vida. Él cogía el coche que tenía aparcado en el garaje y a altas horas de la noche, la llevaba allí para que la trataran, y lograran que superase de momento la enfermedad que padecía.

Una de esas noches, ella se despertó como otras veces y le contó a su marido lo que le ocurría; él se dispuso a llevarla otra vez al hospital, pero ella le dijo que prefería que la llevase el hijo mayor que ya podía conducir el automóvil de la familia, e insistió a su marido para que accediese a su deseo. El marido se lo comunicó a su hijo y éste se resistió, pero ante la resolución e insistencia de su madre, no tuvo más remedio que llevarla al hospital. Allí la trataron como siempre de su dolencia, con las medicinas y cuidados que necesitaba, pero no pudieron evitar que muriera a la mañana siguiente a hora temprana, sobre las 8 horas. El hijo mayor que estaba a solas con su madre en la habitación cuando murió, quedó muy impresionado y fue a avisar, tembloroso y muy afectado, a las enfermeras de lo sucedido y luego a su padre, llamándole por teléfono para comunicarle la noticia llorando por la emoción.

Al poco tiempo que esto sucedía, el hijo mayor comenzó  interesarse por el Opus Dei al que pertenecían sus padres, asistiendo a los medios de formación con asiduidad, y finalmente pidió la admisión en la Obra a los pocos meses del fallecimiento de su madre. Luego se casó, es padre de varios hijos y a día de hoy, continúa fiel a sus compromisos con su mujer y con la Obra de Dios.

Roberto Grao Gracia

Foro Independiente de Opinión

http://foroin.wordpress.com                    

Datos personales:

*Roberto Grao Gracia. Profesor Mercantil

**El Foro Independiente de Opinión es un grupo de profesionales (licenciados en Química, Medicina, Pedagogía, Ingenieros Agrónomo, de Caminos, Profesor Mercantil, Catedráticos universitarios, etc.)

Chécalo

ESPAÑA: LIBERTAD O IMPOSICIÓN IDEOLÓGICA

Libertad o imposición ideológica Roberto Grao Gracia*/Foro Independiente de Opinión** ZARAGOZA, ESPAÑA, 01 de Noviembre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 11 =